Hambre de reconocimiento: Alejandro Montalvo

Alejandro Montalvo reconoce la necesidad de apoyar a las producciones locales, como en el caso de su primer cortometraje, titulado “Hambre”.

por Cuauhtémoc Ruelas

Los realizadores de Tijuana están teniendo gran aceptación fuera de México. El cinefotógrafo Alejandro Montalvo reconoce la necesidad de apoyar a las producciones locales, como en el caso de su primer cortometraje, titulado “Hambre”. Producción que aunque se logró con un presupuesto limitado, fue seleccionada en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG).

Hambre está basado en el cuento Pascualito y los globos escrito por Marcela Abad, ¿qué fue lo que te gustó de esa historia para decidir adaptarlo?

Yo quería hacer algo como director, pero no encontraba la historia adecuada, por ello le escribí a Mario Cantú Toscano, que es un excelente dramaturgo y le pregunté si tenía algo escrito para cine y me mandó dos opciones. Al leer su adaptación de “Pascualito y los globos”, me emocionó mucho la historia, la comencé a visualizar y me di cuenta que tenía los elementos necesarios para poder levantar el proyecto.

¿Qué es lo que querías expresar a la hora de realizar este cortometraje?

Quería entender por qué podemos dejar pasar tanto tiempo para decidir algo que puede cambiar el rumbo tu vida. En ese sentido lo utilicé como terapia (risas). Sabía que algo tenía que aprender y profundizar con este proyecto y sin duda fue de un crecimiento enorme para mí.

Vemos que en Hambre participan actores muy reconocidos como Hernán Del Riego y Silverio Palacios, ¿cómo fue que se involucraron en el proyecto?, y ¿cómo describirías tu experiencia al trabajar con ellos?

Tengo una corta carrera como director de fotografía en la región, gracias a eso he podido trabajar en varios proyectos, como sucedió en la segunda temporada de El Porvenir, de Alejandro Anell y Miguel Yee, donde tuve la oportunidad de trabajar con Silverio Palacios. De ahí en adelante creció la amistad.

Con el Maestro Hernán fue muy similar, pues lo conocí siendo ayudante de producción en una de sus obras de teatro, aprendiendo mucho de su trabajo y pues le gustó mucho la historia cuando se la platiqué.

En cuanto a mi experiencia, creo que la dirección de actores de ese nivel no consiste en ensayar diálogos y ver cómo lo dicen, al contrario, se trata de un trabajo más profundo, un proceso de conocer a los actores y a las personas y sobre todo a uno mismo. Sin duda es un trabajo de dialogar e ir encontrando juntos el carácter del personaje para interpretarlo.

Este año quedaste seleccionado en el Festival Internacional de Cine en Guadalajara, ¿qué significa esto para ti?, y ¿qué planes se tienen en cuanto adifusión con este trabajo?

Creo que como corto debemos hacer un trabajo de difusión muy amplio, pues lo importante para mí es que la gente vea lo que se logró sin presupuesto y al mismo tiempo eso funcione para que más productores o instituciones confíen en el trabajo de los realizadores que vivimos fuera del centro del país.

En cuanto a la selección, es muy padre que quedara en el FICG, pues además este fue el primer festival que visité en mi vida.

Con tu experiencia como productor, cinefotógrafo y ahora realizador, ¿cuál es tu opinión acerca del momento que vive la producción de cine en la ciudad?

A mí me tocó picar piedra desde 2004 con Recortos48, con Giancarlo Ruiz, Ricardo Silva, Abraham Sánchez, Gregorio Carrillo y Paulina Sánchez. Todos ellos directores que han hecho las cosas sin un solo apoyo institucional. En ese sentido, he aprendido mucho de todos ellos y creo que independientemente de las grandes producciones que vienen de fuera a contratar mano de obra y técnicos calificados, necesitamos apoyar a los directores locales que han tenido una gran aceptación fuera del país y que muchas veces aquí no se conocen. — C.R.

A %d blogueros les gusta esto: