Power Rangers (2017)

Hay una línea en aquel nostálgico intro de la serie de los 90’s donde Zordon le comanda a Alpha 5 que reclute un grupo de “adolescentes con actitud”.

por Mickey J. Brijandez

(Saban’s Power Rangers, Dean Israelite, 2017)

Hay una línea en aquel nostálgico intro de la serie de los 90’s donde Zordon indica a Alpha 5 que Rita ha escapado. Le comanda que reclute un grupo de “adolescentes con actitud”. Y así nacen los Mighty Morphin’ Power Rangers. Tan simple como eso.

Para entender qué tan conscientes estaban atrás en 1993 de que la serie no era una para tomarse en serio hay que destapar un poco. Pero muy, muy poco. En el mismo episodio piloto llamado Day of the Dumpster (Día del Basurero) dicha línea de dialogo es alterada. En el opening, Zordon sugiere emoción y esperanza (quizás tenga que ver el acompañamiento de la mejor canción rock de los noventa) al solicitar un grupo de jóvenes emprendedores, pero en el capítulo claramente ordena: Teleport to us five overbearing and over-emotional humans. Que se traduce vagamente a un “Telepórtanos a cinco soberbios y sobre-emocionales humanos”. A lo cual Alpha 5 responde: ¡No, eso no! ¡Adolescentes, no!. Así comienza el, hasta la fecha, 24 temporadas largo chiste de que los teenagers son la única esperanza para salvar el planeta de fuerzas malignas.

En esas 24 series de Power Rangers (temporadas, años, sagas, o como gusten clasificarlas) ha cambiado no solo la complejidad técnica de los visuales y narrativa de las tramas, sino también el concepto de la adolescencia. Los issues de un joven de 1993 no son los mismos de otro en el 2017. No he visto un solo episodio de Ninja Steel, la saga en curso, que comenzó el 21 de enero de 2017 pero he repasado varias de las reiteraciones a través los años (muchas disponibles en Netflix) para entender los intereses cambiantes. Atrás en los noventa los dinosaurios estaban en boga, gracias una poco conocida película llamada Jurassic Park y sus secuelas. Con el zeitgesit de los dosmiles, los zords se convirtieron en autos de carreras para emparejarse con la notoriedad de los ‘rápidos y furiosos’ (Power Rangers R.P.M.). De la misma manera, en la saga Mystic Force, los rangers comparten un mundo de magia y hechizos que por otro lado hacía popular un pequeño niño llamado Harry Potter.

power rangers 2017

En la película lanzada este año, dirigida por Dean Israelite, estamos ante una juventud más sombría, más cínica, donde una cabeza flotante y un robot intergaláctico simplemente ya no convencen. Todo debe ser abordado con un pesimismo desesperado. O como diría Zordon: con soberbia y emociones al borde. La nueva Power Rangers existe en un mundo donde una película con la palabra ‘suicida’ en el título es culturalmente relevante y capaz de ganar al menos un Oscar por su característica más irónica: Por superficialidad y apariencia. Donde los héroes son depresivos, y tanto a Superman como a Logan les cuelga un trayecto de frustración y matanza. O bien Deadpool es un hit de taquilla por que se mofa descaradamente del mismo entretenimiento que nos apasiona.

La película en general se trata de una suave reinterpretación (soft reboot) de dos horas del episodio piloto “original” de Mighty Morphin’ Power Rangers de 1993 (original entre comillas pues MMPR en sí misma es una re-versión de la serie japonesa Super Sentai que data desde 1975). Retoma ideas de dicho capitulo como Rita Repulsa despertando de un largo sueño, la renuencia inicial de los Power Rangers por heredar el manto hasta la batalla final versus un gigantesco Goldar. La gran diferencia es que se toma demasiado serio una propiedad que nunca pretendió hacerlo. Y es bajo esa condición que cualquier aportación narrativa de la película siempre iba a ser una mejora.

La parte donde cinco extraños de complicados backgrounds se ven forzados a hacerse amigos, considero es uno de sus puntos más fuertes. Es dificil introducir solemnidad y una profunda búsqueda de identidad en una saga basada en batallas campales entre ninjas, robots gigantes y mutantes alienígenas sin dejarnos rascando la cabeza. El ranger rosa por ejemplo (Naomi Scott como Kimberly), se considera una horrible persona por leakear una imagen comprometedora de una de sus compañeras porristas a toda la escuela. La lección de vida otorgada en la movie es que no importa lo que hayas hecho en el pasado, sino lo que decides hacer con tu futuro. No sé si estoy completamente de acuerdo, pero cuando Kimberly finalmente accede a la cabina de su pterodáctilo mecanizado para disparar hacia las entrañas de Goldar, es difícil no aplaudirle a la chica, o a todos los rangers por el motivo, por entregarse para salvar el mundo. Quizás adolescentes con actitud todavía es lo que necesitamos. — MJB

A %d blogueros les gusta esto: