La Libertad del Diablo (2017)

Este documental merece una recomendación, no como entretenimiento, sino como testimonio de una horrible situación en nuestro país.

por Cuauhtémoc Ruelas

(La Libertad del Diablo, Everardo González, 2016)

Después de ver La Libertad del Diablo, como parte de la gira Ambulante Baja California, quedé verdaderamente devastado. Sin duda este documental dirigido por Everardo González merece una recomendación, no como entretenimiento, sino como testimonio de una horrible situación en nuestro país. ¿A cuál de tantas posibles atrocidades se refiere esta película? A los efectos psicológicos en una sociedad víctima de la violencia y la impunidad; y a pesar de que no ofrece soluciones (porque lamentablemente no creo que existan), al menos nos da nuevos motivos para avergonzarnos de la humanidad.

El documental se desarrolla alrededor de los efectos de la llamada guerra contra el crimen organizado, que durante cinco años ha dejado un saldo de más de 100,000 ejecutados y más de 300,000 víctimas indirectas, desde hijos, esposas, padres, amigos de los difuntos, etcétera, y donde el caos sigue presente provocando todo tipo de abusos y corrupción entre los policías locales, militares y jóvenes sicarios que buscan sacar provecho. De ese modo, González y su equipo nos muestran por medio de testimonios tanto de víctimas como victimarios (que van desde familiares que aún buscan a sus hijos secuestrados, hasta criminales arrepentidos de y militares desertores), las verdaderas entrañas de una terrible realidad que se vive día a día, alimentada por un gobierno absolutamente desorganizado, apático y plagado por la misma intolerancia e impunidad que agravó el conflicto desde el principio, dejando al descubierto una compleja red de corrupción que llega mucho más alto de lo que cualquiera de nosotros imaginamos.

La-libertad-del-Diablo

Es así que la línea de entrevistas que se lleva a cabo es sin duda estremecedora y nos mantiene impactados durante los escasos ochenta minutos de duración, pues es evidente que el material demanda una fuerte respuesta emocional; y así como compartimos la esperanza de una resolución positiva, también sentimos su frustración ante los constantes obstáculos que se encuentran por parte de la impunidad, la burocracia, y hasta los mismas ciudadanos, demasiado lastimados emocionalmente para tomar acciones en contra de sus agresores.

Por otro lado, la trama mantiene un ritmo firme al lograr establecer un flujo narrativo claro y conciso. Todo ello gracias a que el documental no obedece una tradicional fórmula, principalmente cuando González toma la decisión de cubrir con máscaras a  todos sus protagonistas con lo que  logra que la cadena de causas y consecuencias sea aún más impactantes al aumentar la sensación devastadora para el espectador, no sólo por las penurias de los involucrados, sino porque resuena en un nivel más profundo, en ese algo que todos los seres humanos podemos padecer y que por lo tanto nos hace iguales por dentro, sin importar nuestra raza, o posición social.

Como dije al principio, La Libertad Del Diablo es bastante recomendable a pesar de sus duros testimonios, pues su evidente finalidad no es divertirnos por un rato, sino ilustrarnos sobre una triste realidad que millones de personas viven todos los días. Supongo que es difícil pensar en ello cuando tenemos nuestros propios problemas, (mucho menos importantes, en la mayoría de los casos) pero esa apatía es justamente lo que necesitan los gobiernos para mantenerse en el poder a costa de la desdicha humana. —CR

  1. […] impunidad en nuestro país (por ejemplo, Miss Bala, Heli y recientemente el brutal documental «La Libertad Del Diablo»). Y ahora Tempestad llega para recordarnos que el problema sigue vigente, afectando a personas […]

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: