Thor: Ragnarok (2017)

Para aquellos que no disfrutaron la comedia de Guardians Of The Galaxy, esta cinta probablemente les resulte ridícula.

por Jorge Guevara

(Thor Ragnarok, Taika Waititi, 2017)

Cuando anunciaron que Taika Waititi sería el encargado de dirigir la tercera entrega de Thor en la pantalla grande, tuve algunas dudas al respecto, ya que a pesar de que las cintas en solitario de este personaje no han dejado nunca de lado el humor característico del MCU, si contaban con cierta solemnidad y seriedad digna de las leyendas nórdicas. Por otro lado, que el director de What We Do In The Shadows, una de mis películas de vampiros favoritas de todos los tiempos, entrara al mundo de los superhéroes me llenaba de emoción. Sin embargo, la duda o miedo más grande era que Waititi es a final de cuentas un director de cine independiente, acostumbrado a darle su toque personal a cada uno de sus trabajos y evidentemente, acostumbrado a trabajar con presupuestos pequeños. Y mi miedo no surgía necesariamente de dudar de las habilidades del director, sí no porque hemos visto casos desastrosos de otros cineastas que al obtener recursos ilimitados terminan haciendo cintas desastrosas. Claro ejemplo es Josh Trank, quien después de realizar Chronicle, se aventurara a dirigir la desastrosa y aburrida Fantastic Four. Afortunadamente, Waititi logró salir triunfante y nos entrega lo que posiblemente sea una de las mejores cintas que Marvel ha producido.

Algo que queda muy claro desde la primera escena es el tono de la película, así que para aquellos que no disfrutaron la comedia de Guardians Of The Galaxy, esta cinta probablemente les resulte ridícula. A mi parecer, lo que Waititi logra con Ragnarok es revitalizar un personaje cuyas entregas en el MCU han sido las más débiles, abrazando y aprovechando lo ridículo que puede ser todo el mundo de Thor y los cómics de manera general. Afortunadamente, la película no es meramente una comedia como tal, más bien es una cinta de acción donde situaciones y diálogos cómicos surgen a través de sus personajes, los cuales gracias a todo el bagaje que entregas anteriores han dado, resuenan de manera emocional en distintos niveles, convirtiendo a la cinta en un momento muy entretenido en el cine.

thor ragnarok

Por su parte, Chris Hemsworth luce como el talento principal de la cinta, una vez más flexionando sus habilidades cómicas que pudimos ver en Ghostbusters y llevándolas a nuevos niveles, mientras que Tom Hiddleston deja de lado el tono y monólogos shakespearianos para darnos un Loki mucho más humano.

La trama de la cinta gira alrededor del apocalipsis asgardiano, mejor conocido como Ragnarok. Tras la desaparición de Odín (Anthony Hopkins), Hela, la diosa de la muerte (Cate Blanchett) regresa del inframundo para destruir y conquistar todo a su paso. Tras perder una batalla en su contra, Thor termina en un planeta llamado Sakaar donde es forzado por el Gran Maestro (Jeff Goldblum) a pelear en un coliseo y ganar su libertad. Aquí se reencuentra con Hulk (Mark Ruffalo) y junto con la ayuda de Valkyrie (Tessa Thompson) deberán evitar que la destrucción llegue a Asgard.

En una cinta llena de humor y cameos inesperados, es la relación entre Thor y Hulk lo que mantiene a flote todo el espectáculo de colores, dándole corazón a una cinta que fácilmente podría pasar a ser un mal chiste (aunque uno visualmente impecable). Puede que el humor de las cintas de Marvel no sea del agrado de todos, sin embargo, aquí funciona muy bien que para la gran mayoría serán 2 horas de diversión en la pantalla grande. —JG

  1. […] Spider-Man: Homecoming, y la química entre sus personajes me hizo reír más que cualquier cosa en Thor: Ragnarok. Pero estos cambios son meramente superficiales, e ignoran la verdadera razón por la que su […]

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: