Blade of the Immortal (2017)

Takashi Miike es un director que se convirtió en leyenda del cine de género por la manera tan estilizada en que hace uso de la violencia.

por Jorge Guevara

(Mugen No Jûnin, Takashi Miike, 2017)

Takashi Miike es un director que se convirtió en leyenda del cine de género por la manera tan estilizada en que hace uso de la violencia. Blade of the Immortal no es la excepción, ya que Miike hace uso de todo su arsenal, sin dejar de lado los elementos del cine tradicional samurai japonés. Gracias a esto el director logra hacer que una historia vista muchas veces se sienta fresca de nuevo.

Basada en el controversial manga del mismo nombre de Hirokai Samura, la cinta inicia en blanco y negro, recordando tanto al estilo de dibujo en el que se basa, como al cine de Kurosawa. Con una espectacular y sangrienta pelea conocemos a Manji (Takuya Kimura), cuya hermana muere durante la batalla y éste queda malherido. Con la ayuda de una bruja logra curar sus heridas y volverse “inmortal”. 50 años después, Rin (Hana Sugisaki), una chica que entrena en una escuela de artes marciales es testigo del asesinato de su padre a manos de Anotsu (Sota Fukushi), el líder de una escuela rival. Es entonces que Rin contrata a Manji como su guardaespaldas para buscar venganza.

La película funciona ya que al igual que el material en el que se basa, se toma bastante en serio pero eso no significa que no tenga algunos elementos cómicos. Estos aparecen en su mayoría en las interacciones entre el viejo inmortal Manji y su joven acompañante, pero también en los extraños personajes que encuentran en su travesía. Gracias a la manera en que los personajes interactúan, es que esta cinta se convierte en algo mucho más profundo que una simple historia de venganza, tocando temas políticos y sociales que siguen siendo relevantes hoy en día.

mugen_no_junin_ver5_xlg

En muchos aspectos, Blade Of The Immortal me recordó a otra gran cinta que estrenó este año, Logan de James Mangold. Tanto como por sus personajes principales y la estructura de la cinta, aunque no debería sorprendernos, ya que Mangold tomó muchos elementos del western y el cine samurai, incluso en los elementos sobrenaturales que no siempre se ajustan a los canones más tradicionales de estos género.

Mi única queja sería la exagerada y larga duración de la cinta. Entiendo que para poder contar la historia era necesario algo de exposición, pero en momentos me encontré completamente distraído por escenas donde no pasa nada o que no aportan nada a la trama. Tal vez sea porque no estoy familiarizado con el manga original, y como en todo cine basado en cómics, hay elementos que sólo los verdaderos fanáticos apreciarán, quiero pensar que ese es el propósito del director al dejar algunas escenas en la cinta.

Blade Of The Immortal tal vez no sea el mejor ejemplo de cine de samurai cuando se compara con 13 Assassins, pero afortunadamente es una entretenida combinación de elementos que en manos de Miike resulta en una buena experiencia cinematográfica. —JG

A %d blogueros les gusta esto: