Saicología (2017)

Es muy posible que el documental Saicología provoque interesantes pláticas no sólo sobre su significado e interpretación, sino también por su inusual técnica narrativa.

 

por Cuauhtémoc Ruelas

Es muy posible que el documental Saicología provoque interesantes pláticas no sólo sobre su significado e interpretación, sino también por su inusual técnica narrativa. Sin embargo, serán huecos ejercicios deductivos que simplemente no pueden conducir a nada concreto, porque no hay suficiente material para sacar conclusiones definitivas.

Estoy seguro de que el director Sergio Brown (veterano artista multidisciplinario tijuanense) y su equipo de colaboradores tendrán múltiples respuestas y justificaciones para su obtuso guión el cual surge directamente de su libro homónimo, que a su vez surge de una infinidad de experiencias e inquietudes personales, pero la verdad es que resulta ser un poco frustrante, por no decir interesante y provocativo.

La trama sigue al mismo Sergio Brown, quien, partiendo precisamente de experiencias personales que van desde un hecho de transgresión en su familia, así como las múltiples inquietudes que como ciudadano lo han llevado a forjar un importante activismo político. De ese modo, Brown se adentra en un viaje profundo, mediante la literatura y los momentos de su vida cotidiana. Todo ello por medio de la instalación de una cámara GoPro en el pecho, el cual funcionará para registrar cada uno de sus movimientos, así como los de las personas que lo rodean.

Saicologia 1

Para bien o para mal, es uno de esos experimentos audiovisuales que dejan al público un poco desconcertado. Sin embargo, creo que es un error tratar de “entender” el material. Es mejor dejarse llevar por sus desfiguros narrativos y su inusual estructura, pues como bien menciona Brown: la Saicología, es un punto de navegación donde mujeres y hombres son tripulantes de sus paseos mentales, consientes o inconscientes. Sólo así se podrá percibir que, debajo de la confusión, hay una historia bastante buena, contada de forma lírica y muy atractiva. Además, el camino es bastante entretenido, aunque para algunas personas tal vez será irritante y excesivamente caprichoso.

Y tendrán razón. A pesar de que muestra los fuertes ideales de un hombre preocupado por el futuro de la sociedad donde vive, no es un documental sobre política; y a pesar de que cuenta con eventos devastadores como la pederastia, tampoco es una cinta de demanda. En el mejor de los casos, se trata de un ejercicio artístico un tanto voluble. La dirección de Brown es muy vistosa, y aunque emplea abundantes trucos, realmente están bien justificados, pues evocan de forma vívida su estado emocional ante las diferentes circunstancias que lo envuelven.

Quizás me estoy auto-engañando al decir que Saicología es interesante a pesar de su obtusa narración; también estoy consciente de que el guión hace trampa, al plantear demasiadas preguntas, sin darnos las herramientas apropiadas para responderlas. No obstante, me agrada que una película se atreva a presentarnos una historia al mismo tiempo personal y abierta a interpretación, en vez de explicar cada detalle, como usualmente ocurre con el cine comercial. Por eso me inclino a recomendarla, con la debida advertencia de que sin duda resultará frustrante e incomprensible para buena parte del público. Después de todo, creo que la intención de Brown no es que “entendamos” su película, sino que disfrutemos su ambigüedad, al mismo tiempo que nos incita a la reflexión. —CR

A %d blogueros les gusta esto: