La Leyenda del Charro Negro (2018)

por Cuauhtémoc Ruelas

(La Leyenda del Charro Negro, Alberto Rodriguez, 2018)

Me gusta mucho la saga de “Las Leyendas” creada por Ricardo Arnaiz, pero aceptémoslo, su argumento es bastante monótono; tan sólo una incansable persecución que ha durado doce años, donde el ex-panadero Leo San Juan (Benny Mendoza) y su hermano Nando (Emilio Treviño) viajan de pueblo en pueblo persiguiendo seres sobrenaturales pertenecientes a distintas leyendas del folclor mexicano, que van desde la Nahuala, la Llorona, momias de Guanajuato y el Chupacabras.

A lo largo de cuatro películas hemos visto algunas sorpresas y un poco de evolución en los personajes; por ejemplo, Leo aprende cada vez más sobre su cualidad para ver el mundo de las sombras, Alebrije (Hernán López) encontró un gran amigo en la figura de otro Alebrije pacheco como Evaristo (Lalo España); y tanto Xóchitl (Annie Rojas) como Teodora (Mayté Cordeiro) han mostrado un mayor control de sus poderes. Pero por lo demás, cada secuela ha seguido la misma básica estructura: Leo San Juan sigue el camino de regreso a su hogar en Puebla, se topa con una comunidad acechada por algún mal desconocido; recluta nuevamente a sus aliados, y se enfrenta a la amenaza en cuestión, aprendiendo una nueva lección en el trayecto.

¿Encontraremos lo mismo con la quinta parte, La Leyenda del Charro Negro?

Sí y no.

La cinta anterior, La Leyenda del Chupacabras, fue la más oscura de la serie, utilizando como trasfondo la guerra de Independencia, otorgando más peso a la trama y al mismo tiempo explorando las conexiones entre los personajes, mientras Leo sigue combatiendo a seres sobrenaturales con ayuda de su sexto sentido. Ahora esas conexiones y esa oscuridad revientan en una trama ligeramente más madura con una atmósfera de “pesadilla despierta” que la cinta logra utilizar en su beneficio, mejorando ampliamente la saga. En otras palabras, estamos ante una narrativa mucho más coherente. Sin duda esa fue la mejor decisión para concluir esta serie de aventuras.

la leyenda del charro negro poster

La película comienza donde terminó la anterior, mostrándonos a Leo y su hermano Nando regresando a Puebla a casa de la abuela. A mitad del camino, el Charro Negro (Erick Elías) logra confundir a Leo y por su culpa, una niña inocente es arrastrada al inframundo. De ese modo se ve obligado a reparar el daño, no sin antes ser advertido por una gitana sobre el riesgo que corre al pasar el portal hacia el mundo de las sombras. Sus amigos acudirán para intentar ayudarle y poder salir en cuanto antes. No es casualidad que el Charro haya elegido involucrar a Leo, sus intenciones van más allá de conseguir un alma nueva. Entonces ¿hacia dónde los dirige esta entidad maligna? ¿Qué está pasando? ¿Cuál es el verdadero destino de nuestro héroe?

El auténtico deleite de La Leyenda del Charro Negro no radica en ver una vez más a los amigos de siempre discutir sobre ayudar o no al protagonista, o las constantes rutinas cómicas de Teodora y los alebrijes, sino en la incertidumbre de no saber lo que les depara a los personajes principales, y los verdaderos fines que envuelven a las fuerzas del mundo sobrenatural para seguir con su despiadado plan. Por eso me gustó tanto esta cinta. Hubiera sido un crimen robar el misterio del Charro Negro, es mejor dejarlo como un enigmático agente sobrenatural, a veces cruel, a veces amable, pero siempre impredecible.

Lo importante es que, después de casi quince años, quedó claro que los creadores detrás de esta curiosa saga tenían un plan. Y aunque dicho plan haya tenido muchos altibajos y modificaciones, su conclusión me pareció justificada, satisfactoria, y hasta emotiva (¿cuántas quintas partes en series animadas me han producido un nudo en la garganta?). Larga vida a los proyectos de Ánima Estudios, quienes han demostrado que se puede hacer buen cine familiar en nuestro país.  —CR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s