Marcianos vs. Mexicanos (2018)

Es como ver a un amigo borracho que, embrutecido, pierde toda dignidad y en un vergonzoso intento por ser el alma de la fiesta, nos muestra su trasero para hacernos reír.

(Marcianos vs. Mexicanos, Gabriel y Rodolfo Riva Palacio Alatriste, 2018)

Marcianos vs. Mexicanos va más allá de ser mala. Creo que es patética.

Con esto quiero decir que no sólo es mala, sino que está consciente de ello. Y aun así trata desesperadamente de hacernos reír, hasta el punto en que sentí verdadera pena y tristeza. Mientras la veía casi me daban ganas de gritarles a los creadores: ¡Por favor, no se esfuercen más, esto no mejorará! Es como ver a un amigo borracho que, embrutecido, pierde toda dignidad y en un vergonzoso intento por ser el alma de la fiesta, nos muestra su trasero para hacernos reír.

La trama, si así puede llamársele, nos muestra cómo, después de un violento encuentro entre el explorador Curiosity de la NASA y unos habitantes del planeta Marte, estos últimos deciden invadir la Tierra y conquistarla comenzando con el país que consideran el más poderoso, Estados Unidos. Sin embargo, estos marcianos no contaban con que en el planeta azul existen los mexicanos, quienes liderados por el Chacas (Voz de Adal Ramones) y varios integrantes de su familia, así como algunos vecinos, detuvieron el ataque en nuestro país. Entonces, estos son elegidos por el gobierno norteamericano para ir al espacio exterior y defender la humanidad. Y como “buenos” mexicanos vencerán a los ingenuos alienígenas usando todo tipo de artimañas como, la habilidad para extorsionar, tacos picantes y fluidos corporales de todo tipo.

poster_-marcianos_contra_mexicanos_

Quizás la mera ridiculez de la trama podría arrancar un par de sonrisas, no obstante, el problema general de esta película es que se limita a reciclar un humor bastante vulgar y frívolo, donde el noventa por ciento de los chistes en el guión provienen de flatulencias, ver a uno de los personajes vomitar constantemente y escuchar a los marcianos comunicarse con la palabra ¡Pto! (que intencionalmente se escucha como puto, jo, jo, jo) , al mismo tiempo que saludan con el dedo medio.

Puedo imaginar a los guionistas Gabriel y Rodolfo Riva Palacio escribiendo el libreto anotando lo primero que se les ocurría, todo esto con el beneplácito de otros colaboradores y amigos en estado de ebriedad. Esto es mera teoría; de ninguna manera quiero manchar la reputación de los creadores de Huevocartoon. Estoy de acuerdo en que una parodia de las cintas de desastres, y desde luego el excéntrico comportamiento del mexicano no sonaba mal, pero Marcianos vs. Mexicanos no logra conjugarlo, precisamente por contar con un material bastante malo, y una escasez de talento en todos y cada uno de sus rubros.

No hay nada rescatable en esta producción y sugiero evitarla como si fuera una enfermedad contagiosa. Estoy seguro de que habrá alguna audiencia para esta película, pero no pretendo comprender su razonamiento. Baste decir que nunca he estado tan cerca de salirme del cine durante una mala película. Y tomen en cuenta que vi esa atrocidad llamada ¿Qué le dijiste a dios? —CR

  1. […] quede bastante decepcionado por la última entrega de cine animado nacional con la horrenda Marcianos vs. Mexicanos, fui a ver El Angel en el Reloj con tímido optimismo. Después de todo, se trata de un proyecto a […]

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: