The Ritual (2017)

Pequeña pero eficiente y perturbadora película de terror. Con un planteamiento simple que se da tiempo de desarrollar a sus personajes, lo suficiente para que nos importe lo que les suceda.

por Alberto Villaescusa R.

(The Ritual, David Bruckner, 2017)

The Ritual de David Bruckner es una película de terror hecha y derecha, pero uno puede abordarla sabiendo esto, y todavía sorprenderse por la dirección que toma. La primera escena sugiere algo mucho más alegre: en un bar, un grupo de amigos treintañeros platican sobre sus planes para vacaciones. Están demasiado viejos para ir de fiesta a Ibiza, pero no tan viejos como para pasárselas caminando en las montañas de Suecia. Por un momento uno se olvida del horror sobrenatural que su título sugiere y se pregunta cómo un ominoso “ritual” encaja en la historia de cinco amigos en el ocaso de su juventud, empezando a cuestionar si de verdad están aprovechando sus vidas.

El primer susto de la película lo provoca algo nada místico. Saliendo del bar, Luke (Rafe Spall) y Rob (Paul Reid) van a una tienda de abarrotes buscando algo más para tomar. Una vez dentro, se dan cuenta de que la cajera está herida y el lugar está siendo asaltado. Los dos ladrones ven a Rob pero no a Luke, quien queda oculto de su vista detrás de uno de los anaqueles. Los ladrones le piden a Rob su cartera, se las entrega; le piden su anillo de matrimonio, pero lo duda. Luke toma una botella de vodka, preparado para atacar a los ladrones, pero nunca se arma del valor suficiente. Es una escena legítimamente tensa, motivada por Luke contemplando la decisión de si atacar o no. Cuando Rob se rehúsa a dar su anillo, lo ladrones lo terminan matando. Luke sale sin un rasguño. La muerte de uno de ellos le da un giro a los planes de los cuatro amigos restantes. Entonces van a Suecia.

El director David Bruckner llena la película de naturalidad y melancolía. El uso de los planos abiertos, vastos paisajes boscosos y los silencios hacen mucho para aterrizarla en el mundo real. Esto funciona a favor de la película porque cuando Luke y Phil (Arsher Ali), Hutch (Robert James-Collier) y Dom (Sam Troughton) empiezan a encontrar señales perturbadoras como marcas talladas en la corteza de los árboles, un ciervo recién destazado y montado en las ramas, casi entendemos su indiferencia a estas señales de la perdición. Cosas como esas sólo importan en las películas de terror, pero desde el principio, la dirección de Bruckner ha hecho un buen trabajo de hacernos creer que nos estamos viendo una película de terror.

ritual_xlg

La película casualmente sugiere que podría haber algo más en el bosque. Mientras revisa el terreno, Luke ve lo que parece una mano asomándose desde arriba de los árboles. Pero, ¿será que de verdad hay algo? ¿O será que el estrés de no estar seguros del camino está jugando con sus mentes?. Cuando Bruckner nos muestra la “mano”, ésta ocupa una parte tan minúscula de la pantalla que ni nosotros como espectadores estamos seguros de lo que vimos. The Ritual construye un inquietante nivel de ambigüedad. Por las noches, cuando los amigos se ven obligados a descansar, ya sea en una cabaña abandonada o en medio del bosque, obtenemos una mirada a sus pesadillas y pequeñas señales de que tal vez, tal vez no, podría haber algo más.

Lo que sostiene a la película lo largo de su lenta primera parte es la dinámica entre los cuatro amigos. Éstos están lejos de ser los típicos protagonistas de una película de terror, aquellos que tan ilusa e imprudentemente tientan a la muerte. Hasta sus decisiones más cuestionables, como tomar un atajo por los densos y atemorizantes bosques tienen sentido en el momento. Más que su sorprendente astucia o las bromas que intercambian de vez cuando, son las tensiones que hay entre los cuatro lo que nos invitan a involucrarnos en lo que les pasa. Tan pronto como Luke parece tomar el liderazgo de su pequeña expedición, Dom hace notar su inconformidad, señalando la muerte de Rob. La muerte de su amigo, y la idea de que pudo Luke haber hecho algo al respecto, están siempre en su mente. El tono sombrío de la película y la angustiada, inmutable cara de Spall, no nos dejan olvidarlo.

No hay mucho más que pueda decir sobre The Ritual; ésta es una pequeña pero eficiente y perturbadora película de terror: un planteamiento simple que se da tiempo de desarrollar a sus personajes lo suficiente para que nos importe lo que les suceda, manteniendo una duración de apenas poco más de hora y media. El final, la parte de la película que más se parece a una película de terror convencional, es especialmente perturbadora y extraña. Puede parecer que finalmente sucumbe a los clichés del género, pero una de sus últimas tomas comenta de manera astuta sobre la frustración e ira que su protagonista se estuvo guardando por mucho tiempo. No digo más. Ésta es una película cuyas sorpresas merecen descubrirse por uno mismo. —AVR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: