Ant-man and The Wasp (2018)

Si la primera fue Marvel tratando de hacer una película sobre un atraco, ésta es más como una épica persecución; no hay un villano de verdad y, en una franquicia que tras diez años y veinte películas apenas ha creado uno bueno, esto se agradece.

por Alberto Villaescusa R.

(Ant-man and The Wasp, Peyton Reed, 2018)

Las películas de Ant-Man han venido a cumplir una función muy específica dentro del universo cinematográfico de Marvel: la del respiro que sigue a los dramáticos e inflados encuentros que son las películas de los Vengadores. La primera entrega se estrenó en 2015, meses después de Avengers: Age of Ultron y su secuela llega ahora que algunos siguen recuperándose de Infinity War. Considerando mis sentimientos hacia la primera (me gustó mucho) y mis sentimientos hacia Infinity War (no me gustó tanto), sobra decir que anticipaba las emociones a más pequeña escala de esta secuela. Había razones adicionales para ser optimista: la historia de origen, una narrativa que las historias de superhéroes habían agotado desde hace tiempo, había quedado a un lado; y a juzgar por el título y los trailers, los realizadores habían respondido a las críticas que clamaban por un papel más grande para el personaje de Evangeline Lilly, mucho más preparado que el propio Ant-Man.

Ant-Man and the Wasp se sitúa momentos antes de Infinity War (algo que la primera escena post-créditos hace dolorosamente obvio), pero no es que las conexiones con otras entradas de la mega-franquicia importen mucho. Scott Lang/Ant-Man (Paul Rudd), se encuentra en arresto domiciliario después de irse a pelear al lado de Capitán América en los eventos de Civil War de 2016, pero este guiño sólo es una excusa para añadirle giros y vueltas a una aventura que se divierte con ellos. Si la primera fue Marvel tratando de hacer una película sobre un atraco, ésta es más como una épica persecución; no hay un villano de verdad y, en una franquicia que en diez años y veinte películas apenas ha creado uno bueno, esto se agradece.

42460156722_a1afbe28bc_k

El placer se encuentra en los extremos a los que sus personajes llegan con tal de obtener un valiosísimo objeto, y la rapidez con que éste cambia de dueño cual balón de futbol. Después de que el científico y Ant-Man original Hank Pym (Michael Douglas) y su hija Hope van Dyne/Wasp (Evangeline Lilly) encuentran una forma de acceder al elusivo mundo cuántico, su material de investigación –contenido dentro del laboratorio de Hank, el cual se puede encoger simpáticamente al tamaño de un maletín– se vuelve del interés de Sonny Burch (Walton Goggins), un traficante de tecnología con lazos al FBI y de Ghost (Hannah John-Kamen), una misteriosa figura que se puede desmaterializar a voluntad. Para cumplir su propósito original de rescatar a Janet van Dyne (Michelle Pfeiffer), la esposa de Hank y madre de Hope, del mundo cuántico, padre e hija necesitan la ayuda de Scott quien, al dejar su casa y volver a reunirse con ellos, corre el riesgo de ser enviado a la cárcel por veinte años, obvio obstáculo a su intención de reconciliarse con su hija Cassie (Abby Ryder Fortson).

Ésta elaborada trama es poco más que una excusa para las secuencias de acción, las cuales, desafiando la norma de Marvel, parecen haber sido visualizadas y coreografiadas con cuidado y no ensambladas por un equipo que parece no tener nada que ver con el resto. La edición busca hacerlas legibles sin sacrificar dinamismo y los efectos especiales no tratan de recrear mundos artificiales que se sienten irreales, sino de integrar a sus héroes de variables tamaños al mundo real, ya sea caminando sobre un cuchillo de cocina o emerger de la Bahía de San Francisco como lo haría Godzilla.

42064284185_372149c317_k

Dado que Marvel siempre se ha destacado, para bien o para mal, por su sentido del humor, parece lógico que éste encaje en una cinta que no se tome muy en serio. Los socios de Scott, interpretados por Michael Peña, David Dastmalchian y Tip ‘T.I.’ Harris, se roban cada una de sus escenas: Peña tiene la oportunidad de repetir sus frenéticos monólogos (de lo mejor en la primera), y Dastmalchian tiene un divertido gag en el que confunde a Ghost con la leyenda de Baba Yaga. Momentos como éstos funcionan por la frustración que provocan en personajes como Sonny o Hank, quienes por lo apurado de sus misiones, de verdad no tienen tiempo para ellos.

Pero los chistes de Scott, que son mayoría, interrumpen la historia más que añadirle ligereza. El montaje de él tratando de no aburrirse en los tres días que le quedan de arresto domiciliario es uno de los mejores momentos, pero una vez que la trama empieza como tal, cada chascarrillo de Scott se siente fuera de lugar. Si bien el añadido énfasis en Hope es bienvenido, sólo resalta lo mucho que Scott sale sobrando en su propia historia. Más que buscar risas, sus chistes parecen sólo querer recordarnos que sigue ahí.

Es entretenida, y agradable que tras jugar con la extinción de la mitad del universo, sea seguido por una historia basada en las relaciones padre e hija, con una trama que gira alrededor de salvar la vida de dos mujeres y en la que muy poco de verdad sale mal. Pudiera haber sido más divertida si el guión aprovechara mejores secuencias como aquella en la que Hope y Scott se infiltran a la escuela de Cassie –uno pensaría que el caos de una escuela primaria se presta para la locura de una película como ésta, pero los dos entran y salen tan rápido que todo se siente como una oportunidad desperdiciada– o si no se le dedicara tanto tiempo al fondo trágico de algunos personajes, las cuales chocan con una película que se esfuerza por ser ligera. —AVR

antman_and_the_wasp_ver12_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: