México Bárbaro II (2018)

Si alguien me hubiera dicho que la película más depravada en memoria reciente sería una antología de cortometrajes mexicanos, sin duda les hubiera creído, aunque no descansaría hasta verlo con mis propios ojos.

por Mickey J. Brijandez

(México Bárbaro II; Dirs. Diego Cohen, Christian Cueva, Ricardo Farias, Michelle Garza, Carlos Meléndez, Lex Ortega, Abraham Sánchez, Sergio Tello, Fernando Urdapilleta; 2018)

Si alguien me hubiera dicho que la película más depravada en memoria reciente sería una antología de cortometrajes mexicanos, sin duda les hubiera creído, aunque no descansaría hasta verlo con mis propios ojos.

Hace cuatro años, el mundo conoció el concepto de México Bárbaro, donde el director/productor Lex Ortega pretendia reunir a un puñado de los cineastas de género más reconocidos, influyentes, o con varios niveles de trayectoria en el país, para presentar nuestra propia versión de una de las tendencias más emocionantes que se han impregnado en el mundo del horror: Las antologías.

Es difícil marcar un antes y un después, ya que, aunque se siente como fenómeno reciente, han sido una cosa desde Creepshow, Tales from the Darkside (y From The Crypt), Necronomicon: Book of the Dead, la ya once años vieja Trick ’r Treat—y eso para rascar apenas la superficie. Siempre han sido una manera de hacer showcase, sin distinción, al talento de diferentes cineastas ubicados en diferentes momentos de sus carreras. Consagrados y/o en ascenso. Esa seguramente fue la línea de pensamiento que también dio a luz conceptos geniales como The ABCs of Death (2012 y 2014), Southbound (2015), la saga tres películas adentro de V/H/S o Holidays (2016).

Ahora la pregunta es, ¿en qué parte de ese canon se sitúa México Bárbaro, la secuela? Vayamos por partes:

01

La película abre con un par de episodios serios, La Leyenda de Juan Soldado de Abraham Sánchez y Paidós Phobos de Diego Cohen, los cuales no rankean en mi lista de favoritos no porque sean malos, sino porque en retrospectiva, tras presenciar la totalidad de la obra, ésta nunca vuelve a mantener el mismo nivel de sobriedad. Juan Soldado sobresale entre ambos por que conserva viva la tradición del horror-western, una que habíamos visto en la cinta anterior, con Siete Veces Siete (Ulises Guzmán) y Jaral de Berrios (Edgar Nito). Es un sub-género que adoro bastante por su larga historia en la identidad del cine mexicano.

Y la “identidad mexicana” es la palabra clave aquí, porque lo que me gusta de las México Bárbaro es la manera en que capturan de un modo u otro el imaginario nacional colectivo con un twist hacia lo perverso; en sus momentos más brillantes lo critican, como Vitriol de Michelle Garza, y en los más disparatados lo celebran, como Potzonalli de Fernando Urdapilleta o, mi favorito entre el montón, Ya Es Hora de Carlos Meléndez. Éste último, co-escrito por Adrián García Bogliano, tiene la estética de un video musical de Jeans gone wrong, cruzado con toda la locura del splatter de los ochentas. El de Urdapilleta satiriza la integridad del núcleo familiar y el de Garza reflexiona sobre el abuso físico y mental surgido de los estándares de belleza.

f0a87617-9671-42f2-b396-e60a6ca63656_rw_1200 (2)

El episodio de Michelle lo considero entre los mejor logrados porque, tanto como me gustan los elementos sobrenaturales en mi cine de género, su narrativa es una historia de horror que pudo haber sucedido ayer o sucederá mañana. Es el único que toma prestado de la realidad para narrarnos su cuento macabro. Ya mencioné un poco el de Cohen, que junto al No Te Duemas de Sergio Tello son las entradas que más me dejaron insatisfecho. Similarmente, pero por distintas razones, Bolas de Fuego (Christian Cueva, Ricardo Farías) y Exodoncia, del mismo productor de la serie Lex Ortega, se esfuerzan demasiado para shockear por el mero afán de la controversia. Sin duda tienen la energía más punk de la obra, y habrá quien esté buscando eso. Si tuviera que decidir, optaría un poco más por la irreverencia sexual que plantean Cueva y Farías por encima de la intensidad híper-violenta de Ortega.

Es difícil desprestigiar una antología porque su contenido es tan rico y tan variado que los episodios que terminamos amando compensan aquellos que no. Casi como ensamblar un pequeño festival de cine, cada cortometraje tendrá sus propios fans y detractores. Nunca todo es para todos y siempre algo es para alguien. Habrá los que persigan horror más serio, formal o clásico. Otros la debaucheria, vulgaridad y completo mal gusto. Afortunadamente México Bárbaro II tiene una dosis de ambas y eso la hace una experiencia incomparable. En el canon se sostiene alta. —MJB

La película México Bárbaro 2 se exhibirá el próximo viernes 27 de julio a las 8:00 PM dentro del marco del Festival FotoFilm Tijuana. Ver calendario para más información.

18056231_1210769509044842_7307483102249417564_o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: