Los Adioses (2018)

Es una película bien lograda, poética y entretenida en igual medida. La fotografía y la edición tienen una cualidad de ensueño, la cámara flota alrededor de sus personajes en tonos que evocan un recuerdo; la juventud y adultez de los personajes se tejen de manera tan orgánica, un momento comentando directamente sobre el otro.

por Alberto Villaescusa R.

(The Eternal Femenine, Natalia Beristáin, 2018)

Rosario (Tessa Ia) y Ricardo (Pedro de Tavira) se conocen en la universidad. Él es prepotente y seguro de sí mismo. Ella puede ver a través de él, pero por alguna razón no se lo puede sacar de la mente. Mientras platica con un compañero, ve a Ricardo tocando el piano y no puede quitarle los ojos de encima (su compañero no se da cuenta, está demasiado adentrado en un monólogo sobre el sexo y la muerte). Ricardo también desea a Rosario. Una tarde, él se le acerca en una librería y roba un libro para impresionarla. Ella trata de detenerlo, más o menos. En la emoción del hurto, lo besa. Se disculpa, pero él contesta que no tiene por qué hacerlo. Se convierten en pareja.

Rosario se va a España. Se dejan de ver por mucho tiempo pero ella le escribe constantemente. Él sólo envía una que otra postal. Ahora una mujer adulta, Rosario (Karina Gidi) presenta un libro de sus poemas. Mientras lee un fragmento, nota a Ricardo (Daniel Giménez Cacho) entre la multitud. Su presencia la sacude. Su lectura confiada se entorpece en cuanto lo ve. El evento termina y se acercan para platicar. Él quiere que vuelvan a ser pareja. Ella no está segura. Él nunca la amó tanto como ella. Pero Rosario acepta, lo ama más que a nadie. Pasan el día en la cama. Es como si fueran jóvenes otra vez. Se casan.

Adioses_7+-+LowRes

Los dos continúan sus profesiones, ella como poeta, él como filósofo. Colocan sus máquinas de escribir en lados opuestos de la mesa del comedor de su casa. Ella está inspirada; escribe sin parar, a veces sonriendo con gusto por lo que aparece en el papel. Él apenas puede formular una idea; empieza a teclear y al poco rato se disgusta, tirando el papel a la basura. Es el final de la década de 1950 y los roles del hombre y la mujer son más rígidos que ahora. Siglos de costumbres lo han moldeado para actuar de cierta manera. Para Ricardo, cada tecleo de ella es un recordatorio de su fracaso y su inferioridad. No se nos dice lo que está pensando, como de vez en cuando escuchamos el monólogo interior y los escritos de Rosario, pero en el rostro de Ricardo vemos como el talento de su mujer lo hiere profundamente.

Empieza a idear formas de distraerla. Fingiendo inocencia, usa besos y abrazos para separarla de su máquina de escribir. Ese instinto estuvo ahí desde que eran jóvenes. “Si queremos escribir, tenemos que renunciar a todo,” ella le dijo alguna vez, citando a Gabriela Mistral. Él contestó con una contrapropuesta: quiere tener muchos niños con ella. Al final, Ricardo no puede separarla de la máquina. Ella le pide que la deje trabajar. Él la deja y hasta se va de la habitación. Ni siquiera acepta compartir el café. Está herido, pero más que nada, quiere que lo sepa.

Adioses_9 (3)

Rosario se da cuenta de los trucos de Ricardo. Cuando lo encuentra ebrio en medio de la noche y tecleando sin sentido en una de las máquinas de escribir, sabe que lo hace para molestarla. Ella le paga con la misma moneda. Le duele molestar a propósito a alguien que quiere tanto. Pero Rosario sigue devota. Puede contarles a sus estudiantes de universidad de la opresión a la que la mujer ha estado sujeta a lo largo de la historia, puede reconocer el problema cuando su hermano le dice, sobre su viaje a España, “una mujer de verdad no se hubiera ido, pero quiere ser poeta, maestra, esposa y madre en igual medida. Su conflicto nunca es más evidente que cuando da a luz a su hijo Gabriel, después de varios abortos espontáneos. Sus palabras nos dicen que el niño le estorba. Por simple biología, éste le quita parte de su cuerpo y de su vida. Pero cuando lo mira en los brazos de Ricardo, su rostro está iluminado.

Pero lo que sea que haga no es suficiente. Aunque tienen una empleada doméstica que la hace también de niñera, Ricardo exige más. Sin consultarselo, hace que le quiten su trabajo en la universidad. Su razonamiento es que es lo mejor para el bebé. Ricardo socava a Rosario de manera tan elegante que cuando ella se lo reclama en medio de una reunión escolar, es ella y no él quien luce loca y controladora. “La maestra Castellanos necesita tomarse su Valium,” dice con tanta calma, pero de manera tan devastadora.

Adioses_20 (3)

Ésta es la vida de la célebre poeta mexicana Rosario Castellanos y su esposo Ricardo Guerra, por lo menos desde los ojos de Los Adioses, la nueva película de Natalia Beristáin. Está basada en hechos reales, ficcionalizados de manera inteligente por Beristáin y los guionistas Javier Peñalosa y María Renée Prudencio. A diferencia de una cinta biográfica tradicional, está poco interesada en relatar la vida completa de su sujeto. Esto es inteligente porque le permite sostenerse por sí misma y no en el legado de Castellanos.

Es una película bien lograda, poética y entretenida en igual medida. A ratos la dinámica entre su Rosario y su Ricardo se parece a la de un turbulento romance de Hollywood; las escenas con los dos en la máquina de escribir hasta son algo juguetonas. La fotografía y la edición tienen una cualidad de ensueño. La cámara flota alrededor de sus personajes en tonos apagados que evocan un recuerdo; la juventud y adultez de sus personajes se tejen de manera tan orgánica, un momento comentando directamente sobre el otro. Que Natalia Beristáin haya hecho una película tan inteligente y humana, que desenmaraña las dinámicas de género que nos rigen hasta hoy es encomendable. Que lo haya hecho a la vez que retrata la vida de un ícono en menos de hora y media, es extraordinario. —AVR

los-adioses_poster_1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: