Like Father (2018)

Aunque la premisa pudiera convertirla en una comedia cursi, la directora evita todas esas ñoñerías, enfocándose mucho en el lado humano y realista de las cosas para capturar la relación tensa de sus protagonistas. Tiene los elementos de una historia de ‘pareja dispareja’, y algunos clichés que abundan en las películas de ese tipo, pero la forma en que se desarrolla se siente orgánica y honesta.

por Jorge Guevara

(De Tal Padre, Dir. Lauren Miller Rogen, 2018)

Todos podemos decir que nuestros padres nos causaron traumas de alguna manera u otra. Quien piense lo contrario se está mintiendo a sí mismo. Hay, por supuesto, diversos tonos en la relación entre padres e hijos en las que cada quien encaja. Lo que al final termina uniéndonos es lo que nos hace humanos. En esta vida todos la cagamos. Like Father, la opera prima de Lauren Miller Rogen, muestra una dinámica padre-hija diferente a la que estamos acostumbrados a ver en pantalla. Es una historia sensible y dulce, de redención y perdón, que nunca es trivial o empalagosa.

Rachel Hamilton (Kristen Bell) es una publicista adicta al trabajo. Se preocupa más por sus clientes que por aquellos que están cerca de ella. Esta es la armadura metafórica que ha utilizado durante gran parte de su vida al grado que, el día de su boda, su prometido se cansa y la deja en el altar. Las cosas empeoran cuando Harry (Kelsey Grammer), su padre, y a quien no ha visto en 25 años, se aparece en el gran día solo para verla humillada. Queriendo hacer las paces, se emborrachan y terminan juntos en el crucero donde se supone Rachel pasaría la luna de miel. Atrapados en altamar, ambos deberán enfrentar sus sentimientos y reconciliarse. A pesar de lo que podría pintar para ser un drama intenso, tenemos una comedia que se atreve a ser reflexiva y profunda en sus momentos claves.

Like-Father-movie (2)

Aunque la premisa pudiera convertirse en una comedia cursi, la directora evita todas esas ñoñerías, enfocándose mucho en el lado humano y realista de las cosas para capturar la relación tensa de los protagonistas. Si bien tiene los elementos de una historia de pareja dispareja, y algunos clichés que abundan en las películas de éste tipo, la forma en que la historia se desarrolla se siente orgánica y honesta. Las emociones siempre están a flor de piel. La directora ha escrito algo valioso para sus protagonistas, quienes logran transmitir cada pensamiento de la forma más clara posible.

Tiene una duración un poco larga para mi gusto, pero Like Father ofrece una visión madura de las cicatrices emocionales que nos dejan nuestros padres, intencionalmente o no. Además, una actuación especial de Seth Rogen (cónyuge en la vida real de Miller) como alguien que nunca ha fumado mariguana. —JG

like_father_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: