FICM ’18: El Ombligo de Guie’dani

Es una película sobre las barreras de clase y los prejuicios que se asoman detrás de actos en apariencia inocentes. Cómo pequeños gestos gentiles o atentos se pueden sentir condescendientes, y cómo recomendaciones prácticas – como que Guie’dani deje de hablar en “dialecto” para mejorar su español – esconden un intento de borrar la identidad.

por Alberto Villaescusa R.

(Xquipi’ Guie’dani, Dir. Xavi Sala, 2018)

Viendo El ombligo de Guie’dani, uno está convencido que el director Xavi Sala siente una profunda empatía con su personaje principal, una niña zapoteca que se muda a la Ciudad de México con su madre cuando ésta obtiene un empleo como trabajadora doméstica en una casa de clase media alta. Como documentalista, Sala cuenta que observó por algunos años el estilo de vida de los pueblos del Istmo de Tehuantepec. Como catalán, dice identificarse con la idea que su lengua natal sea considerada como un signo de inferioridad en el mismo país en que creció.

La película presta tanta atención a lo que Guie’dani (Sótera Cruz) siente y observa que uno se inclina a tomar en serio las palabras del director. Uno nota la curiosidad que despiertan en ella las vistas de la metrópolis, pero también lo mucho que quisiera no estar ahí. Lidia (Érika López) siente lo mismo, pero sabe que si quiere una mejor vida para ella y su hija, no le queda otra opción. Esto se vuelve más doloroso por la abuela de Guie’dani, quien se queda atrás enferma en Xadani, su pueblo, y por todas las pequeñas crueldades que les infringen día a día la familia para la que trabajan.

XquipiGuiedani_10

Es una película sobre los prejuicios que se asoman detrás de actos en apariencia inocentes. Cómo pequeños gestos gentiles o atentos se pueden sentir condescendientes, y cómo una recomendación práctica – como que Guie’dani deje de hablar en “dialecto” para mejorar su español – esconden un intento de borrar su identidad. Es también sobre las implícitas barreras de clase (Guie’dani y Lidia comen en una mesa separada, con cubiertos separados), creando barreras alrededor de una mente fértil y curiosa. A madre e hija se les insta que se sientan cómo en casa, pero siempre caminan por ella encogidas. Saben que no es.

Para una película que se compone casi totalmente de escenas de vida doméstica, construye un particular suspenso. Sentimos los ojos y las palabras que juzgan a Guie’dani y a su madre, y cómo su vida podría terminarse con el menor descuido. Dos horas de duración pueden ser un poco exageradas: hay escenas que están de sobra y algunas tomas que se alargan de más. Sin embargo, gradualmente coloca las piezas para un emocionante y desesperado acto de rebeldía, y un final que parece optimista, pero se vuelve trágico cuando uno lo disecciona de verdad. —AVR

42330778_2089191464445927_1448407549400317952_o

 

  1. […] El vagabundeo las suites adquiere la devastadora gravedad de alguien contemplando el suicidio. Como El ombligo de Guie’dani, se trata de una mirada íntima y compasiva a un oficio que tantas veces se da por sentado. Una […]

    Me gusta

    Responder

  2. […] El ombligo de Guie’dani, dir. Xavi Sala por Alberto Villaescusa […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: