FICM ’18: Leona

Isaac Cherem nos guía por la experiencia de Ariela (Naian Gonzales Norvind), judía-mexicana de veinticinco años que lleva una despreocupada vida como artista, a la vez que toda su familia no solo le exige que encuentre marido, sino que este sea también judío criado en sus mismas tradiciones.

por Alberto Villaescusa R.

(Leona, Isaac Cherem, 2018)

Al centro de Leona de Isaac Cherem se encuentra la indecisión juvenil, el creer que sabes lo que quieres y lentamente darte cuenta de que no tienes rumbo. Para guiarnos por esta experiencia está Ariela (Naian Gonzales Norvind), judía-mexicana de veinticinco años que lleva una despreocupada vida como artista, a la vez que toda su familia no solo le exige que encuentre marido, sino que este sea también judío criado en sus mismas tradiciones.

leona 2 (2)

Ese mundo, contenido dentro y a la vez separado de la clase alta de la Ciudad de México, está detallado fielmente. La película abre con la fotografía romántica de una ceremonia pre-nupcial y sus personajes insertan frases en hebreo con la casualidad de personas criadas en dicha tradición. Ese entendimiento de las costumbres, sin embargo, no siempre está en evidencia, sobre todo una vez que la trama propiamente arranca.

Cuando Ariela empieza a salir con un muchacho goy (es decir, no-judío) llamado Iván (Christian Vázquez), sus padres, su abuela y sus amigos todos toman una postura muy similar. Todos se oponen rotundamente y buscan la manera de hacerla recapacitar. Su postura puede ser congruente con prácticas de la vida real, pero viendo a tantas personas tener la misma opinión, uno piensa que el director y co-guionista Isaac Cherem (judío también) tiene una visión muy limitada y simplista de la comunidad que retrata.

leona 3 (2)

Razones para verla son su tono agradable y ligero, a medio camino entre una comedia romántica y un drama familiar independiente. La actuación de Gonzalez Norvind es una combinación de tenacidad e inmadurez. Su personaje no tiene miedo de actuar en contraposición a su familia, pero carece del compromiso que se necesita para apegarse a la tradición o formar una relación de pareja fuera de ella.

El conflicto de Ariela es humano y realista, pero la película no es tan envolvente como debería. La lealtad a su familia nunca se siente de verdad y por lo tanto sus actitudes hacia ella pierden impacto. Lo mismo para su relación con Iván, que en su apogeo es placentera, pero nada más; carece de verdadera intimidad. De haberse asomado un poco más adentro, podríamos tener una mejor idea de lo que pasa por su cabeza. Al final, es como si la película no quisiera que la conozcamos del todo. —AVR

leona

  1. […] Leona, dir. Isaac Cherem por Alberto Villaescusa […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: