FICM ’18: Non-Fiction

Assayas, quien en más de veinte años de carrera ha explorado la nebulosa frontera entre la verdad y la ficción, se siente en casa con cuatro personajes cuyas vidas giran alrededor de la transformación de la realidad. La película se pregunta por qué la transformamos de tal manera y qué tanta distorsión es demasiada, o muy poca.

por Alberto Villaescusa R.

(Doubles vies, Dir. Olivier Assayas, 2018)

Para una película que no parece muy interesada en capturar el sentir de los tiempos, Non-Fiction de Olivier Assayas se acerca bastante. Ésta es quizá la más ligera que el director francés haya hecho: tiene el hilo, no de una historia, sino de un largometraje narrativo; fotografiada y editada de tal manera que la emoción es secundaria a quién lo dice. Cómo un tratado filosófico, está hecha para la mente y no el corazón.

Sin embargo, es divertida y ágil, llena de personajes con cuyas vidas uno no necesariamente se identifica, pero disfruta ver de lejos, y un genial chiste recurrente que probablemente me haga imposible no volver a asociar a The Force Awakens con el sexo oral. Juliette Binoche interpreta a Selena, una actriz casada con Alain (Guillaume Canet), editor literario; los dos son amigos de Leonard (Vincent Macaigne), novelista, y su esposa Valérie (Nora Hamzawi), quien hace relaciones públicas para la política.

Non-Fiction

La ligerísima trama sigue los enredos románticos de las dos parejas. Tanto Alain como Leonard tienen aventuras; el primero con Laure (Christa Théret), una joven contratada por su compañía para adaptarse a la era digital; el segundo con Selena. No hay nada nuevo en este concepto, por lo que es inteligente que Assayas les dé poca importancia. La narrativa se compone de conversaciones alargadas que rara vez llegan a un punto. Las conversaciones son el punto.

Assayas, quien en más de veinte años de carrera ha explorado la nebulosa frontera entre la verdad y la ficción, se siente en casa con cuatro personajes cuyas vidas giran alrededor de la transformación de la realidad. La película se pregunta por qué la transformamos de tal manera y qué tanta distorsión es demasiada, o muy poca.

Lo que le da un aire de relevancia, y lo que contribuye a enriquecer los diálogos que Assayas ha construido a lo largo de su filmografía, es el tratamiento del mundo digital (un tema presente en menor medida en su película anterior, Personal Shopper). ¿Es este nuestro camino a una utopía democrática en la que (casi) todos tenemos acceso a (casi) todo el conocimiento humano? ¿O sólo la más reciente innovación disruptiva del capitalismo? La abrumadora riqueza de información, ¿da más valor a lo que tenemos que decir? ¿O menos? Éstas son algunas de las preguntas centrales del mundo conectado de la actualidad, y Assayas nos invita a discutirlos de manera tan simpática y amena que uno se siente en una cena con amigos. —AVR

non fiction poster

  1. […] Non-fiction, dir. Olivier Assayas por Alberto Villaescusa […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: