FICM ’18: Bayoneta

Luis Gerardo Méndez continúa sus intentos de distanciarse de los papeles de junior malcriado que lo hicieron famoso en Nosotros los Nobles y Club de Cuervos, con un serio drama deportivo donde interpreta a un boxeador tijuanense retirado, lleno de arrepentimiento y que intenta subsistir entrenando a otros peleadores en Finlandia.

por Alberto Villaescusa R.

(Bayoneta, Kyzza Terrazas, 2018)

Más que la novedad de la historia o la técnica, lo que hace a una película sobre boxeo, o cualquier deporte pugilístico, es la fuerza de la personalidad cuya historia seguimos. Si algo explica la longevidad de un personaje como Rocky Balboa no es lo novedoso de las situaciones que enfrenta o cómo las resuelve; es su sentido del humor, su carisma, su determinación y, más que nada, es alguien con quien queremos pasar el tiempo.

Con Bayoneta, Luis Gerardo Méndez continúa sus intentos de distanciarse de los papeles de junior malcriado de Nosotros los Nobles y Club de Cuervos, en un serio drama deportivo donde interpreta a un boxeador tijuanense retirado, lleno de arrepentimiento y que intenta subsistir entrenando a otros peleadores en Finlandia. El papel no le queda mal, pues Méndez internaliza efectivamente lo que su personaje, Miguel “Bayoneta” Galíndez, siente al estar a miles de kilómetros de distancia de su país natal, en un lugar cuyo clima e idioma le son extraños, y al que desea regresar, aunque su conciencia no se lo permite. Como actor nunca baja la guardia.

luis-gerardo-mendez-interpreta-miguel (2)

A ratos se ofrece una mirada complicada a la profesión del boxeo, una en que la tragedia es prácticamente inescapable. A Bayoneta las peleas le ofrecen un lucrativo y emocionante escape de la pobreza y la falta de oportunidades. Pero esas oportunidades se agotan con el decaer de su cuerpo por la edad y las lesiones. Es una salida, pero después de cierto tiempo, se convierte en su propio encierro. Y retirarse con gracia es difícil cuando los oponentes son cada vez más jóvenes y se está cada vez menos preparado para esa última pelea. Como tantas películas de su tipo, Bayoneta se trata de “una última oportunidad” para la gloria, pero cuestiona lo viable que ésta es en realidad.

El enfoque es bienvenido dentro de un cine de deportes que suele ofrecer la misma historia una y otra vez, y también dentro del cine mexicano, en el que éstas historias pocas veces se cuentan en primer lugar. Sin embargo, no se puede escapar de los obligatorios clichés, recurriendo a un interés romántico simpático pero superficial (interpretado por Laura Birn), una mujer que observa desde lejos mientras el hombre en su vida se destruye a sí mismo. Se carece de la sustancia necesaria para tomarse muy en serio – y la verdad es que se toma muy en serio – con una fotografía cruda, realista y simbolismos muy rebuscados. Como escaparate para el rango de Luis Gerardo Méndez, la película más o menos funciona, pero pocos terminarán clamando por Bayoneta II—AVR

bayoneta-297129620-large

  1. […] Bayoneta, dir. Kyzza Terrazas por Alberto Villaescusa […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: