FICM ’18: The Rider

La película de Chloé Zhao juega entre la realidad y la ficción, ya que está inspirada en un hecho real ocurrido al protagonista (Brady Blackburn), quien, producto de un accidente de rodeo donde casi pierde la vida, tuvo que retirarse de su carrera como jinete.

por Javier Espinoza

(El Jinete, Dir. Chloé Zhao, 2018) 

Después de recorrer diferentes festivales a nivel mundial, incluyendo Cannes, donde recibió el Art Cinema Award, y cuatro nominaciones a los Independent Spirit Awards, The Rider hizo su debut en México en el marco del XVI Festival Internacional de Cine de Morelia. Segundo largometraje de Chloé Zhao.

29094804788_969bb0d44b_o (2)

La película va sobre Brady (Brady Blackburn) un jinete de rodeo que, después de un accidente en el que casi pierde la vida (un caballo golpea su cabeza fracturando el cráneo), tiene que adaptarse a su nueva realidad en Dakota del Sur: Ya no le será posible volver a montar. Brady vive con su hermana Lilly (Lilly Blackburn) y su padre Tim (Wayne Blackburn). Debe tomar varios trabajos pequeños para poder auxiliar con los gastos familiares, incluyendo el supermercado y entrenar caballos salvajes, lo que remarca su encrucijada sobre lo que debe y lo que quiere hacer.

Juega entre la realidad y la ficción, ya que está inspirada en un hecho real ocurrido al protagonista, quien, producto de un accidente de rodeo, tuvo que retirarse de su carrera como jinete. Para continuar con ese espectro tan personal, el elenco incluido lo conforman la familia real de Blackburn (padre y hermana), sus amigos, incluido otro ex-jinete, Lane Scott, quien quedó paralizado debido a un accidente similar. La directora conoció a Blackburn y decidió que su siguiente película sería sobre su historia, trabajó con él y lo preparó para su debut en la pantalla, resultando en un rotundo éxito.

29094802728_30f9d369f7_o (2)

Zhao retrata con mucha sensibilidad la realidad del jinete, quien no conoce otra forma de vida y lo comenta en alguno de sus diálogos. “Los jinetes deben estar en el rodeo”. Hay varias secuencias sobre la doma de caballos salvajes, uno de los pocos trabajos que puede tomar, y es la forma más cercana de mantenerse dentro del mundo que conoce. Se establece la estrecha relación de Blackburn con los caballos, que más que animales, son sus compañeros de vida. Contrastando, hay otras secuencias donde vemos la vida infeliz que debe adoptar al integrarse a las labores de atención en el supermercado.

La película está dedicada a los jinetes y sus ocho segundos de gloria, los que arriesgan su vida en cada presentación. Como símbolo de las consecuencias aparece Lane Scott, quien quedó paralizado a raíz de un accidente de rodeo, y en el cual Blackburn refleja “lo que pudo haber sido”. Scott se comunica vía señales y signos y le avisa que “siga sus sueños”. Es triste que se trate de un sueño que puede acabar tu vida. —JE

rider_ver2_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: