England is Mine (2017)

Hacer la biopic sobre un artista famoso que todavía está vivo, y que no ha autorizado su historia para ser contada, se enfrenta ante una serie de desafíos; England Is Mine los enfrenta, con su mirada a la vida temprana del rey del mope rock, líder de los Smiths, Steven Patrick Morrissey.

por Jorge Guevara

(England Is Mine, Dir. Mark Gill, 2017)

Hacer la biopic sobre un artista famoso que todavía está vivo, y que no ha autorizado su historia para ser contada, se enfrenta ante una gran problemática: cineastas que deben encontrar la manera de hacer reconocible la vida y el legado de un artista listo para demandar una producción que se acerque a los temas dolorosos y escandalosos de su vida. En el caso de músicos, a menudo se debe transmitir el arte que lo hizo famoso sin que realmente se les permita legalmente usar su música. La falta de una banda sonora también reduce el atractivo para los fans de dicho artista; la audiencia meta de dicho proyecto. Estos son algunos de los desafíos a los que se enfrenta England Is Mine y su mirada a la vida temprana del rey del mope rock, líder de los Smiths, Steven Patrick Morrissey.

El gris semi-permanente que nubla los cielos de Inglaterra a finales de los setenta parece menos un fenómeno meteorológico y más un reflejo del estado de ánimo colectivo de la población. El desempleo, los problemas económicos y políticos han afectado al Reino Unido, y una de las pocas cosas que ayudan a la juventud adolescente de Manchester a sobrevivir es la música. En 1976, el joven Morrissey se refugia en los vinilos de grupos de soul sesenteros y acude a shows de punk rock donde crítica a las bandas locales en una columna musical. La música también es un escape ante la separación de su familia, cuando sus padres se divorcian dejan a Steven con la repentina obligación de convertirse en el hombre de la casa. La cinta nos intenta contar su transición hacia el icono musical que es hoy en día.

morrisondo (2)

Pero, ¿qué hacer cuando presentas una película sobre el líder de una de las mejores bandas de su época, pero no puedes usar una sola nota de ninguna de sus canciones? La película conecta hábilmente sus puntos narrativos con las letras de Morrissey. Cualquiera que haya escuchado Frankly, Mr. Shankly de The Queen is Dead (álbum de 1986 de The Smiths) tendrá la melodía resonando en su cabeza mientras el jefe de Steven, durante su corta y aburrida estadía en Inland Revenue, choca contra el joven Morrissey haciendo desplantes de autoridad; o en las escenas donde lo vemos deambular por los pasillos de su oficina encontramos la inspiración para Heaven Knows I’m Miserable Now. Otro claro ejemplo son sus torpes y fallidos intentos por disfrutar la vida nocturna y de socialización que nos recordarán al que probablemente sea el tema más conocido de la banda, How Soon Is Now?.

Sensible y honesta, la cinta debut del director Mark Gill, nos presenta un Morrissey joven interpretado por Jack Lowden, que, a diferencia del verdadero cantante, nos crea empatía. Lowden hace que la acidez de su personaje, a menudo maliciosa, sea más fácil de tomar que lo que podría haber sido su contraparte de la vida real.

England-Is-Mine-reivew (2)

Otra omisión notable es la falta de cualquier referencia a la sexualidad del protagonista. Lo vemos rechazar los avances de una compañera de trabajo, pero nomás. De hecho, su estrecha relación con su musa/amiga/compañera de crimen Linder, se siente como lo más parecido a un romance en la película, pero incluso eso no suena muy cierto en comparación con el palpable y doloroso deseo de amor expresado en muchas de sus canciones. Mientras lideraba a The Smiths, el cantante se hizo famoso por ser célibe y gran parte de sus seguidores se deben a la fluidez de género del cantante. Habló con toda la generación que no podía encontrar una voz durante los años de Thatcher, Reagan y un capitalismo coloreado en tonos pastel.

Pese a lo anterior, la cinta realmente se siente limitada por las restricciones mencionadas al inicio. Se atrapan muy bien, a través de los ojos frustrados de Steven, los años grises y deprimentes bajo el dominio de la “Dama de Hierro”, mismos que condujeron hacia una de las eras culturales más emocionantes y energizadas de Inglaterra. England Is Mine hace un trabajo admirable al tratar de funcionar alrededor de sus obstáculos narrativos para llegar al corazón y las emociones que hacen que Morrissey sea el icono musical que sigue resonando hasta nuestros días. —JG

England-Is-Mine-poster

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: