Mary Poppins Returns (2018)

A pesar de llegar demasiado tarde, y estar perpetuamente bajo la sombra de la original, Mary Poppins Returns del director Rob Marshall logra re-introducirnos con éxito al mundo que Walt Disney creó a partir de la obra de una renuente P.L. Travers.

por Jorge Guevara

(El Regreso de Mary Poppins, Dir. Rob Marshall, 2018)

A pesar de llegar demasiado tarde, y estar perpetuamente bajo la sombra de la original, Mary Poppins Returns del director Rob Marshall logra re-introducirnos con éxito al mundo que Walt Disney creó a partir de la obra de la renuente P.L. Travers. Situada décadas después del primer film, aquí se nos presenta a un Michael Banks adulto (Ben Whishaw) atormentado por la muerte de su esposa y con problemas financieros graves. Un artista fallido convertido en cajero de banco que está a punto de perder la casa de la familia, cuando la niñera mágica Mary Poppins (Emily Blunt) cae del cielo, literalmente, para cambiar su vida y la de sus tres hijos (Pixie Davies, Nathanael Saleh y Joel Dawson).

45209873694_114b891978_k (2)

Al principio Blunt parece un tanto insegura en el papel, digo, tener que llenar los zapatos de la ganadora al Oscar Julie Andrews era poco envidiable, pero se apropia del personaje y realmente logra atrapar nuestras miradas en todo momento que aparece en pantalla. Whishaw mantiene bien anclado el lado emocional y Emily Mortimer cumple, sin embargo, recordando el extraño caso de Dick Van Dyke que apareció como un trabajador londinense con el peor acento del mundo, Lin-Manuel Miranda es un buen cómplice para Poppins. Mi único problema es que por momentos la cinta tiende a enfocarse en Miranda demasiado, distrayéndose de la trama principal con Blunt y los niños. Van Dyke vuelve a aparecer, al igual se añaden Angela Lansbury y Colin Firth como un villano memorable; y con el peor número musical de la cinta, metida con calzador, tenemos a una Meryl Streep utilizando un acento extraño.

En su mayoría, la cinta opta por evocar en lugar de emular a la original, aunque la musicalización de Marc Shaiman se filtra a través de algunas notas familiares para aquellos con un oído atento. Todas las canciones son completamente nuevas y maravillosamente ejecutadas. Van desde lo más rudo y frívolo hasta lo más sincero y melancólico, entre los temas que destacan se incluyen “A Cover is Not the Book”, donde se ve la influencia de Hamilton (el afamado musical compuesto por Miranda) y la emotiva, posiblemente nominada al Oscar, “The Place Where Lost Things Go”.

45021745595_66ea533a9f_k (2)

El guión es realmente básico en comparación con la cinta original u otras propuestas cinematográficas del año, pero logra realizar momentos memorables aportando ese extra que la hace destacar. Una escena ambientada dentro de un tazón Royal Doulton integra perfectamente la animación tradicional, entre digital y live action, mientras que una divertida secuencia en una tina, se convierte en aventura submarina empapada de CGI; ambas mostrando lo que el medio puede lograr cuando se lo propone. Mary Poppins Returns es visualmente genial y, aunque no es idéntica a la original, su nivel de nostalgia se intercala con imaginación y creatividad para lograr sobresalir por sí sola. —JG

mary_poppins_returns_ver16_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: