The House That Jack Built (2018)

Es una entrega más dentro del concurrido cine de asesinos seriales, pero su inusual estructura la hace también una película en constante diálogo consigo misma, que a cada rato se pregunta qué es lo que nos fascina de estas figuras.

por Alberto Villaescusa R.

(La Casa de Jack, Dir. Lars von Trier, 2018)

Es una entrega más dentro del concurrido cine de asesinos seriales, pero su inusual estructura la hace también una película en constante diálogo consigo misma, que a cada rato se pregunta qué es lo que nos fascina de estas figuras. Tal como Nymphomaniac, la obra anterior de su director y guionista Lars von Trier, ésta se presenta como una historia que su protagonista le cuenta a una interesada y culta figura mayor. En este caso es Jack quien relata fuera de pantalla cinco “incidentes” (léase homicidios) a Verge (Bruno Ganz). Jack le dice a Verge que los “incidentes” que va a relatar fueron elegidos al azar; aunque si esto es verdad o si cada uno tiene un significado especial (en cierto punto Jack nos dice que ha matado a más de sesenta personas, por lo que hay razón para creer que su muestra elegida no es representativa del todo) es una pregunta que el público mismo debe hacerse.

No se nos dice, pero hay razones para suponer que los homicidios se nos presentan en orden cronológico. La primera parte nos muestra la historia de origen de un asesino serial y es a ratos iluminante cómo se presentan los pensamientos que dan lugar a la acción. En su primera escena, Jack maneja por un camino nevado y aislado cuando una mujer varada (Uma Thurman) le pide ayuda para reparar su gato hidráulico. Después de mucha insistencia, Jack acepta llevarla a un taller de herrería en su sospechosa furgoneta roja.

43989290021_f8aa323384_k

La preferencia de von Trier por la fotografía digital y la cámara en mano hace que éste inusual escenario se sienta como una película de terror de bajo presupuesto o una porno. Jack es nervioso e introvertido. Lo estamos viendo, nos damos cuenta, antes de haber matado por primera vez. La mujer no deja de hablar. El único tema de conversación que se le ocurre es notar que Jack bien podría ser un asesino serial y subirse a su furgoneta fue un gran error. Pero no es esta observación lo que lo lleva a romperle la cabeza con el gato hidráulico, sino su comentario de que él es demasiado cobarde para ser un asesino serial.

Películas como Silence of the Lambs o Seven nos han acostumbrado a ver a los asesinos seriales como monstruos imposiblemente inteligentes y con ningún gramo de empatía, en parte porque lo que buscan es crear villanos formidables para algún astuto detective. The House that Jack Built es refrescante porque, por lo menos al inicio, se nos muestra a un hombre en conflicto consigo mismo, casi al punto de la incompetencia. En el segundo “incidente”, Jack se acerca a la casa de una viuda (Siobhan Fallon Hogan), haciéndose pasar por policía, después por un agente de seguros. No es una historia muy convincente y la cuenta con nerviosismo. Y no es que él no sea capaz de contar una buena mentira, es sólo que no está listo para comprometerse al horroroso acto que está por cometer. Es una clase de violencia tan monstruosa que todavía pensamos que, en la vida real, los únicos capaces de cometerla deben ser igualmente monstruosos y sin remordimientos. Pero los tics nerviosos de Jack nos hacen cuestionar ese prejuicio.

29051570317_d612aff460_k

Este parece ser un momento apropiado para discutir la actuación de Matt Dillon, un actor que, si nunca fue una gran estrella es probablemente porque nunca quiso. Dillon prácticamente había desaparecido de la mente del público en los últimos años y éste film me hizo darme cuenta de lo mucho que se le extrañaba, aún en un papel tan perturbador. Habita el rol de asesino de manera tan convincente porque entiende tan bien lo que von Trier buscaba. Su Jack se permite ser patético y vulnerable. Nunca desarrolla una verdadera empatía, pero algo de él se siente indudablemente humano.

Su actuación multifacética encaja bien con una película que no estaba interesada en una sola interpretación. Una imagen recurrente es Jack en un callejón, tirando carteles como Bob Dylan en el video de Subterranean Homesick Blues, cada uno con distintas hipótesis de lo que provocaron sus homicidios. Dichos segmentos parecen burlarse de la idea misma de que una maldad cómo ésta pueda ser explicada. La película nunca deja de ser curiosa; se explora la psicología de su protagonista como pocas veces en su género. No se busca entenderlo tanto como sumergirse en su forma de pensar, provocando que se derive en muchas tangentes, que a veces no llevan a ningún lugar, a veces a lugares fascinantes. Flashbacks ocasionales nos muestran la infancia de Jack vía impresiones vagas en lugar de momentos específicos: él corriendo por sembradíos, segadores cortando hierbas con su hoz, o él mismo cortándole una extremidad a un pato (una escena que curiosamente le ganó buenas opiniones de People for the Ethical Treatment of Animals por retratar el vínculo entre la crueldad animal en la adolescencia y la psicopatía).

43989284581_f81b340d27_k

Después del segundo “incidente,” regresa a la escena del crimen no una, no dos, sino tres veces para asegurarse de no haber dejado algún rastro de sangre. Su trastorno obsesivo compulsivo no es un fenómeno aislado y la película nos muestra como su mentalidad obsesiva se manifiesta en otros aspectos de su vida. Jack es un arquitecto aficionado con formación en ingeniería y una herencia abundante que utiliza para construir la casa perfecta. La construye y derrumba, una y otra vez, cada que se da cuenta de que no ha encontrado el material correcto. La arquitectura sirve como punto de entrada para discusiones sobre el arte, y después sobre la ética, la música y la fermentación del vino. En estos momentos se convierte más en un video ensayo que en un largometraje. No nos queda duda de que Jack es una persona muy inteligente y culta, algo que parece alimentar su psicopatía.

Otro aspecto en el que desafortunadamente se ahonda poco es su evidente misoginia. Cuatro de los cinco “incidentes” giran alrededor de mujeres víctimas (el único que involucra a hombres es el único que termina frustrado por la policía). Lo más que la película se atreve a cuestionar este comportamiento es una observación de Verge sobre como las mujeres en sus historias son muy estúpidas a juzgar por la facilidad en que caen en sus trampas. Pero, lo que Jack, y la película por extensión, interpretan como estupidez bien podrían ser los estándares distintos a los que están sujetos hombres y mujeres. ¿No será que sus víctimas no responden, no porque no se den cuenta de sus intenciones, sino porque no quieren provocar una reacción más violenta de su atacante? No puedo creer que a la película nunca le haya pasado esto por la cabeza.

43989290761_9ed37a8c7e_k

El cuarto “incidente” desentona con el resto de la película porque es el único en el que la perspectiva de su víctima es tomada en cuenta. Jacqueline (Riley Keough) es una mujer con la que Jack es íntimo y el segmento retrata su horrorosa muerte narrado desde sus propios ojos. Hasta hay una escena que parece condenar cómo las autoridades ignoran las peticiones de ayuda de las víctimas de violencia, sobre todo a las mujeres. Ver a Jacqueline poco a poco darse cuenta de que está atrapada con un asesino serial es genuinamente aterrador.

Todo esto invita a la pregunta de si el mismo Lars von Trier es un misógino. No es una opinión muy nueva o controversial. Muchos han señalado ya cómo gran parte de su filmografía se concentra en el sufrimiento de las mujeres y los métodos abusivos que usa con sus actrices bajo el pretexto de la creación artística. Nicole Kidman, protagonista de Dogville, ha descrito sus comentarios vulgares y comportamiento errático detrás de escenas. Björk, de Dancer in the Dark, relató haber sufrido de acoso sexual durante la filmación de la película ganadora de la Palma de Oro.

43270564964_074fb2ee22_k

Creo que sus películas, The House that Jack Built incluida, son excelentes puntos de partida para discutir cómo estas actitudes nacen y se propagan en primer lugar. Sus minuciosas observaciones en primera persona poco a poco nos muestran que las conductas repugnantes y alienígenas que nos horrorizan en la pantalla grande, y chica, en realidad tienen bastante en común con aquellas que vemos en la vida real. Pero, también, si Lars von Trier encaja dentro de ésta definición es una pregunta pertinente; no hay que olvidar que las películas frecuentemente tienen el efecto de normalizar la clase de comportamientos que retratan y dichas actitudes tienen repercusiones muy reales para aquellas mujeres involucradas en la producción de sus películas.

Puede ser cierto que Melancholia, Breaking the Waves y Nymphomaniac, entre muchas otras, muestran un patrón de odio hacia la mujer; o que críticos e instituciones como el festival de Cannes –que lo vetó en 2011 por bromear sobre sus simpatías nazis para después recibirlo de vuelta en 2018– no deberían celebrarlo por ser “provocativo” cuando meramente repite los prejuicios de su entorno. Sin embargo, también pienso que es una pregunta que merece más profundidad que la que puedo otorgarle en una reseña de su más reciente película. —AVR

house_that_jack_built_ver5_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: