Belzebuth (2018)

¿Cuántas veces hemos visto la misma receta arruinada por ingredientes de mala calidad? Afortunadamente Belzebuth justifica un regocijo, pues si bien toma “prestados” conceptos y temas de otras películas, lo hace con bastante ingenio y personalidad, todo para sacarle un buen susto hasta al más cínico e indolente espectador.

por Cuauhtémoc Ruelas

(Belzebuth, Dir. Emilio Portes, 2018)

En más de una ocasión me han decepcionado las cintas de terror que se realizan en nuestro país, donde muchos productores se aprovechan de la popularidad alrededor del género para sacar dinero con cualquier bazofia que incluya un par de elementos sobrenaturales, algunos actores televisivos y el uso de efectos visuales que no sorprenderían ni a un niño (Ya lo pudimos ver en el remake de Mas Negro Que La Noche o la reciente Inquilinos).

Por eso, cuando llega una nueva apuesta, con buenos actores y un director talentoso, es motivo de regocijo… y desconfianza. ¿Cuántas veces hemos visto la misma receta arruinada por ingredientes de mala calidad? Afortunadamente Belzebuth justifica el regocijo, pues si bien toma “prestados” conceptos y temas de otras películas, lo hace con bastante ingenio y personalidad, todo para sacarle un buen susto hasta al más cínico e indolente espectador.

016-nic3b1os-bzb_072 (2).png

La historia nos ubica en la ciudad fronteriza de Mexicali donde una serie de brutales atentados realizados por personas sin aparente control de sí mismos están cobrando la vida de niños. Es así como el oficial Emmanuel Ritter (Joaquín Cosío) –quien carga un trágico pasado–, es el único que está buscando poner un alto a los problemas. Como parte del FBI, entra en acción el joven oficial Franco (Tate Ellington) quien buscará la ayuda de Ritter para detener el terror que se ha desatado en la zona y cuya línea de investigación los acerca a entidades demoníacas relacionadas con el Padre Vasilio Canetti (Tobin Bell), un experto exorcista que fue excomulgado por un caso desastroso relacionado con satanismo. Las cosas comienzan a salirse de control, pues la amenaza empieza a tomar tintes apocalípticos.

Sin duda, esa breve sinopsis sugiere que Belzebuth es una descarada combinación de elementos que ya hemos visto hasta el cansancio en títulos que van desde The Exorcist III, la estrambótica End of Days o la eficiente Deliver Us from Evil, por lo que de igual manera es fácil suponer su conclusión. No obstante, los co-guionistas Luis Carlos Fuentes y el también director Emilio Portes, se guardan un par de inesperados giros que desafían nuestras expectativas y agregan dimensión a la trama.

009-ritter-tunel-chinos-bzb_048 (2).png

 

Desafortunadamente, la ejecución del argumento es a veces cansada. Hay buenos momentos de terror y secuencias genuinamente perturbadoras, principalmente las que involucran los atentados (una secuencia en el hospital y otra en el cine son brutales), pero Portes abusa un poco de los lugares comunes dentro del género, donde nos muestra la típica visita a la médium que les hablará de su fatídico destino, o bien la pérdida de fe de un protagonista que lo acercará peligrosamente a su lado oscuro. Afortunadamente, cuando el director parece toparse con un callejón sin salida, encuentra el modo de dar un giro creativo a la trama para que parezca original.

Del mismo modo, los personajes resultan interesantes. No hace falta derramar hipérbole sobre el talento de Joaquín Cosío, pues hemos visto en más de una ocasión su gran rango. Su trabajo sigue siendo emocionalmente honesto y técnicamente preciso, incluso cuando se ve traicionado por el caprichoso libreto. Por su parte, Tobin Bell, mejor conocido por la saga Saw, tiene algunos jugosos momentos de intensidad, aunque su participación fue menor de la que esperaba. Prácticamente es un papel secundario elevado por la notoriedad del actor.

007-vasilio-tunel_060 (2).png

En el aspecto visual, la película mantiene un elevado estándar de calidad. Los efectos especiales se usan con gran moderación, consiguiendo con ello una obra casi minimalista, pero sin perder suspenso y dinamismo en sus más frenéticos momentos. Por ello mismo tengo opiniones contradictorias sobre Belzebuth. Por un lado, emplea las fórmulas y estructuras que ya conocemos de memoria, pero, por otro, sabe orquestar escena tras escena con impacto emocional.

A fin de cuentas, me dejó satisfecho, pues ninguna de las quejas que se le pudieran achacar es lo tan grave como para considerarla una mala película y sus virtudes tampoco son lo suficientemente brillantes como para elevarla por encima de su modesta intención de aterrorizar públicos. Digamos que, dentro de sus sencillas intenciones, logra relucir por el talento del equipo creativo qué hay detrás. Y, sobre todo, funciona muy bien como muestra de cine comercial mexicano alejado de las habituales comedias románticas. —CR

pc3b3ster-oficial-belzebuth

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: