Piercing (2018)

Aunque la historia tiende a ser muy oscura y explorar temas difíciles, el director Nicolas Pesce (The Eyes of My Mother, 2016) se acerca al material con un sentido del humor muy ácido, permitiendo breves momentos de levedad. Definitivamente la manera en que hace uso del humor negro no es para todos (la película comienza con la toma de un picahielos sobre un bebé indefenso) por lo que se sabe muy rápidamente si te va a ofender o no.

por Jorge Guevara

(Piercing, Dir. Nicolas Pesce, 2018)

En 2016, el director Nicolas Pesce debutó en el Festival de Cine de Sundance con su primer largometraje, The Eyes of My Mother, una de mis películas favoritas de ese año; cuando supe que estaría de regreso con un thriller estilizado llamado Piercing, mis expectativas subieron y afortunadamente no quedé defraudado. Con impresionantes interpretaciones por parte de Christopher Abbott y Mia Wasikowska, un atrevido y divertido guión basado en la novela de Ryû Murakami del mismo nombre y un enfoque neo-retro en la cinematografía, Pesce demuestra que cuando se trata de contar historias, le gusta jugar con las sensibilidades y expectativas de los espectadores.

10317300.jpg

Se cuenta la historia de Reed (Abbott), quien aparenta ser como cualquier padre y esposo común y corriente, excepto que oculta un oscuro secreto: en su adolescencia asesinó a una mujer y desde entonces ha estado obsesionado con la idea de matar de nuevo, preparando y planeando metódicamente durante años su siguiente crimen. Cuando finalmente se siente listo para dar rienda suelta a sus tendencias homicidas, finge un viaje de negocios, se despide de su esposa (Laia Costa) y llama a una prostituta a un cuarto de un hotel. Pero cuando Jackie (Wasikowska) aparece en su puerta, la noche toma un giro inesperado.

Debido a que no estoy familiarizado con la novela original, hubo muchas sorpresas en que no vi venir y me gustó el hecho de que, aunque la historia tiende a ser muy oscura y explorar temas difíciles, el director se acerca al material con un sentido del humor muy ácido, permitiendo algunos breves momentos de levedad. Definitivamente la manera en que hace uso del humor negro no es para todos (la película comienza con la toma de un picahielos sobre un bebé indefenso) por lo que se sabe muy rápidamente si te va a ofender o no, pero, confrontar la fealdad de la naturaleza humana es burlarse un poco de ella y Pesce logra hacerlo con éxito en Piercing.

MV5BMTg4NDc4MDY2MF5BMl5BanBnXkFtZTgwMzcwNDgyNDM@._V1_SX1777_CR0,0,1777,957_AL_.jpg

Otra fuente del humor viene del torpe, aspirante a asesino en serie, Abbott. Es más o menos una versión incompetente de Patrick Bateman. También vislumbramos a su pasado en algunos flashbacks surrealistas, donde aprendemos por qué se ha obsesionado tanto con la idea del asesinato. El actor hace un excelente trabajo al proporcionar a Reed con la suficiente humanidad para empatizar con él. El personaje de Wasikowska inicialmente parece la típica Manic Pixie Dream Girl que llegó a su vida para inyectarle una dosis de extravagancia, pero descubriremos no es el caso.

Se construye un elaborado juego del gato y el ratón, reforzado por el estilo visual distintivo del director de fotografía Zack Galler, cuyo trabajo de cámara complementa la visión de Pesce. Piercing no es una película para todos, pero no esperaría menos de su creador. Espero que continúe haciendo cosas atrevidas en lo que se perfila como una carrera cinematográfica muy prometedora. —JG

piercing_ver2_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: