Las Herederas – 65° Muestra Internacional de Cine

Marcelo Martinessi presenta en Las Herederas un mundo formado por mujeres, en el que los hombres solo juegan un papel secundario. Cuenta la historia de Chela (Ana Bruni) y Chiquita (Margarita Irún) quienes tienen treinta años de pareja y ambas viven de las herencias que recibieron de sus respectivas familias.

por Javier Espinoza

(Las Herederas, Dir. Marcelo Martinessi, 2018)

Chela (Ana Bruni) y Chiquita (Margarita Irún) tienen treinta años de pareja, viven en la casa que fuese de la familia de Chela y ambas recibieron herencias de sus respectivas familias, lo cual les permite vivir entre la élite de Asunción, Paraguay. El hecho de ser una pareja lésbica es solo una descripción, ya que al parecer eso no es tema en la sociedad en la que conviven. El dinero empieza a terminarse y la situación se complica cuando Chiquita es llevada presa por fraude. Chela debe enfrentarse a una nueva situación en la que estará sola por primera vez en su vida adulta y tendrá que buscar la forma de valerse por sí misma.

Chiquita se acopla a la perfección a su vida en prisión, su carácter fuerte la ayuda a sobrevivir ahí. Chela, estando en casa (acompañada de una nueva sirvienta) decide manejar sin licencia el viejo vehículo de su padre y convertirse en una especie de Uber para sus amigas más cercanas. Al sentirse útil, va adquiriendo seguridad y a la par de dejar atrás su pasado un tanto depresivo y ermitaño. Recibe una oferta de la hija de otra amiga, Angy (Ana Ivanova) para que lleve a su madre a recibir tratamientos médicos a un pueblo cercano. Producto de la convivencia generada por dichos viajes, Chela siente una atracción fuerte por Angy, una emoción casi adolescente, un crush.

las herederas (5).jpg

Marcelo Martinessi presenta en Las Herederas un mundo formado por mujeres, en el que los hombres solo juegan un papel secundario. Vemos a las señoras de sociedad con sus rituales semanales jugando cartas mientras platican, a celadoras cuidando presas, y a estas últimas organizándose para sobrevivir en el encierro. Mujeres que van formando y educando a otras. Martinessi tiene mucho cuidado al ir desarrollando poco a poco la trama, primero exponiendo conversaciones del diario, que al parecer son inconexas pero que eventualmente te dan a entender el tipo de convivencia que tenían en casa Chela y Chiquita, donde ésta última tomaba todas las decisiones y la primera se dedicaba a pintar en su caballete, oprimida.

La película significó también un cambio de vida para la actriz que encarna a Chela, Ana Brun, quien antes de su debut en cine se hacía llamar Patricia Abente; es un paralelismo sobre empezar de nuevo, tal como le ocurre a su personaje, quien encuentra la oportunidad de desprenderse de su pasividad y descubrir que todavía hay tiempo de vivir como ella lo decida. —JE

las herederas (1).jpg

A %d blogueros les gusta esto: