Capharnaüm (2018)

No esperaba de la cinta líbanesa ‘Capharnaüm’, nominada al Óscar como película extranjera, un brutal estilo narrativo empleado por la directora Nadine Labaki para contar la historia de Zain, un niño de doce años cuya existencia llena de penurias lo orilla a demandar a sus padres por traerlo a la vida, exponiendo profundas y dolorosas situaciones en los cinturones de miseria que existen en distintas partes del mundo.

por Cuauhtémoc Ruelas

(Cafarnaúm: La Ciudad Olvidada, Dir. Nadine Labaki, 2018) 

Tenía cierta idea sobre el argumento de la cinta líbanesa Capharnaüm, nominada al Óscar como película extranjera, pero lo que no esperaba es el brutal estilo narrativo empleado por la directora Nadine Labaki para contar la historia de Zain, un niño de doce años cuya existencia llena de penurias lo orilla a demandar a sus padres por traerlo a la vida. Exponiendo así, profundas y dolorosas situaciones en los cinturones de miseria que existen en distintas partes del mundo y que eventualmente terminan en tragedia.

Tanto por su tema, como por su ritmo, podría decirse que la película ofrece una perspectiva muy dura sobre distintas situaciones que van desde la marginación infantil, hasta la migración y sus efectos; todo ello acompañado de una sensibilidad ultra-realista, donde hasta los momentos más prosaicos adquieren un alto peso emocional, una vez se terminan de armar las piezas del rompecabezas dramático que entrega Labaki. En ese sentido, me pareció una obra estupenda, aunque definitivamente no es el tipo de experiencia que ofrece simple entretenimiento, sino una sensación de dolor difícil de olvidar.

MV5BZWE2ZWVlYWMtMjAzYS00YjdjLThmMWItZDk5NmUyYWM4NjAxXkEyXkFqcGdeQXVyNTU5Mzk0NjE@._V1_SX1777_CR0,0,1777,667_AL_ (2)

El argumento nos relata, en forma no lineal, la vida del ya mencionado Zain (Zain Al Rafeea) en el presente, quién se encuentra arrestado por apuñalar a un hombre. Posteriormente va al juicio donde nos enteramos que pretende demandar a sus padres por haber nacido. Por medio de flashbacks presenciamos todos y cada uno de los momentos en los que Zain lucha por sobrevivir en las calles a base de tenacidad, huyendo de su hogar, haciéndose amigo de la piadosa migrante Rahil (Yordanos Shiferaw) quien a su vez lo recibe en el humilde hogar donde vive con su bebé Yonas (Boluwatife Treasure Bankole). De ese modo, y haciendo frente a distintas circunstancias que se van agravando, estas van revelando la transformación de un niño en medio de un mundo cruel y desolador.

A veces me dan desconfianza las películas con una estructura caprichosa, que saltan hacia adelante y atrás en el tiempo, pero en este caso la forma contribuye poderosamente al fondo, armando una historia que nos abruma con la enormidad de lo que se está presenciando. La cinta tiene pocos diálogos y sus más intensas escenas son mudas, pero repletas de significado en simples miradas, expresiones y lenguaje corporal. Rara vez podemos ver una obra tan magníficamente dirigida, donde cada escena aporta un nuevo ángulo a la trama y no hay elemento que se haya ignorado como herramienta de la narrativa. Esto incluye la estupenda fotografía, cuyas imágenes de calles plagadas con construcciones derruidas establecen a la perfección el visceral tono de la cinta.

MV5BZDcxMTIzZDYtNWIzNS00N2Q4LWJkZDEtZjI5YjFiZWNhMjk2XkEyXkFqcGdeQXVyNTc5OTMwOTQ@._V1_ (2)

Es preciso mencionar el estupendo trabajo que la directora realiza con sus actrices y actores, destacando a los niños, que sin previo entrenamiento histriónico, resultan brillantes y completamente creíbles. Es el tipo de actuaciones que atrapan al espectador, pues de algún modo nos transmite la tenacidad y vulnerabilidad por partes iguales. Los demás actores son también sobresalientes, pero la cinta es definitivamente de Zain y, el bebé de un año, Boluwatife. Simplemente no había visto una mejor actuación infantil desde hace muchos años.

Obviamente, todos los halagos implican una entusiasta recomendación de Capharnaüm aunque advierto, de nuevo, que no es una película fácil ni divertida; no es uno de esos dramas catárticos que nos hacen llorar un poco y nos dejan satisfechos al salir del cine, por el contrario, incluso podría ser algo deprimente mostrar una faceta de la sociedad cuya existencia conocemos, pero preferimos ignorar. En resumen, una extraordinaria película que no pretendo volver a ver hasta dentro un buen tiempo, a menos que sea en los clips de la ceremonia del Oscar cuando presenten la terna donde compite. — CR

capharnaum_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: