Isn’t It Romantic (2019)

‘Isn’t It Romantic’ pudo llamarse ‘No Es Otra Película Romántica’ sin problemas; toda vez que pretende satirizar los clichés incluidos en comedias románticas previas, hasta que se convierte en una más de ellas.

por Javier Espinoza

(Isn’t It Romantic, Dir. Todd Strauss-Schulson, 2019)

Ésta pudo llamarse “No Es Otra Película Romántica” sin problemas; toda vez que pretende satirizar los clichés incluidos en comedias románticas previas, hasta que se convierte en una más de ellas.

Todo comienza con Natalie (Alexandra Kis) a los 12 años viendo una de las películas más famosas representantes del género, Pretty Woman (Marshall, 1990), solo para ver sus fantasías amorosas destrozadas por su madre, quien le dice que esas historias no le sucederán porque aquello solo le pasa a quienes se parecen a Julia Roberts. Pasan 25 años, y nos encontramos a Natalie (Rebel Wilson) convertida en una cínica arquitecta con problemas de autoestima y un radar inexistente por las situaciones amorosas a su alrededor. En un guiño a una icónica escena de Working Girl (Nichols, 1988) la vemos caminando entre una muchedumbre para llegar a su trabajo, donde es infravalorada y laboralmente abusada. Tiene junta con un nuevo cliente llamado Blake (Liam Hemsworth), un patán que la confunde con una asistente, no como la arquitecta que presentara el proyecto.

rev-1-IIR-05389_High_Res_JPEG (2)

Durante un asalto en el metro, Natalie se golpea la cabeza y al despertar todo se ve hermoso; la gente, las calles, los aromas, los negocios, las casas, etc. lo cual la perturba y distrae. Caminando despistada es casi atropellada por Blake, quien ahora siente una instantánea atracción por ella. Es entre este, y otros sucesos, que Natalie va atando cabos, llegando a la conclusión de que se encuentra viviendo en una comedia romántica, esas que ha criticado tanto con su asistente Whitney (Betty Gilpin) mientras ven The Wedding Singer (Coraci, 1998).

Wilson deja todo en este personaje, que tiene muchos momentos sostenidos por su carisma y la comedia física, que es su especialidad; incluso trae al proyecto a otro actor con el que ha hecho equipo previamente (de la saga Pitch Perfect) Adam Devine, en el papel de Josh, su mejor amigo. También mostrando ciertos dotes cómicos está Liam Hemsworth – siguiendo los pasos de su hermano Chris – al satirizar su innegable atractivo físico, tal como aquel lo hiciera en Ghostbusters (Feig, 2016).

MPP-170724-00088-474.dng

La película es muy dinámica, a veces demasiado, en su afán de meter todos los clichés sobre el género que intenta exponer, haciendo que el punch se pierda entre tanta referencia. Lo anterior apoyado por un playlist con las canciones más fresas que pudieron encontrar: A Thousand Miles de Vanessa Carlson, la versión de No More I Love You’s de Annie Lennox, I Love You Always Forever de Donna Lewis, Breakout de Swing Out Sister, entre otras. Para cuando deciden que ya tuvimos demasiadas menciones a Sweet Home Alabama, Notting Hill, Jerry Maguire y When Harry Met Sally, pasamos a la etapa de descubrimiento personal, empoderamiento y amor propio, donde la cara de Wilson ya no podría verse más cansada y no se sabe si es por la situación que está viviendo en la trama o por tratar de sobrevivir a la película misma.

Hay momentos divertidos, incluido un musical a ritmo de I Wanna Dance With Somebody en –por supuesto– un bar karaoke, a la My Best Friend’s Wedding (Hogan, 1996) y Wilson sostiene de forma divertida casi todo lo que sucede en escena, pero ni su carisma alcanza. Si llegan hasta el final, serán testigos del último “homenaje” que hace Isn’t It Romantic, en esa ocasión a Bollywood, trayendo consigo a todo el elenco, para darnos la despedida en lo que buscamos otra cosa para ver en Netflix. —JE

isnt_it_romantic_xlg

  1. Me gustó la película pues la vi consciente de que es solo una película para pasar el rato. No esperaba más. Lo único es que si, metieron TODOS los clichés de las comedias románticas en una licuadora y salió esto pero por momentos me cansó Rebel (a pesar de que es muy buena) y Adam que también es muy bueno en la comedia, quedó relegado a “segundearle” cuando pudo haber brillado más.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: