FICG ’19: Midnight Family

El documental “Midnight Family” expone una grave situación respecto al auxilio de víctimas bajo percances en Ciudad de México, pues solo hay 45 unidades oficiales de emergencia para una población de 9 millones de personas. Sin el servicio de la familia Ochoa, la situación sería mucho peor.

por Javier Espinoza

(Midnight Family, Dir. Luke Lorentzen, 2019) 

La familia Ochoa vive al día, en todos los sentidos posibles. Trabajan como paramédicos privados no-registrados en la Ciudad de México y deben de pagar sobornos a policías para que les pasen reporte de accidentes que requieren servicios de ambulancia. No son los únicos en esa situación. Deben, además, competir contra otros servicios de emergencia para llegar a las escenas del crimen. Somos testigos de varios rescates y los intentos de prácticamente todos los accidentados por no pagar el servicio – cotizado en 3,800 pesos – lo cual pone en un notable aprieto a los Ochoa, pues se establece una cadena de trabajo que no reditúa; invierten en equipo y material por gente que no lo quiere o no tiene la posibilidad de pagarlo.

Alexis (el chofer de la ambulancia) asegura que no querer pagar es como decirle a un puesto de tacos que los regale, ¿cómo va a comprar la carne el taquero? Los Ochoa se ponen creativos, ya que además de mantenerse, deben pagar por el “aviso oportuno” a los patrulleros y convenciendo a los accidentados de que recibirán mejor atención en un hospital particular. A veces lo logran, otras no. El líder del grupo, Fernando, deja de lado los sentimentalismos ya que, pese a las familias estar en un momento vulnerable, debe cobrarles.

NDNF_MidnightFamily_03-1600x900-c-default

El documental expone una grave situación respecto al auxilio de víctimas bajo percances, pues solo hay 45 unidades oficiales de emergencia para una población de 9 millones de personas. Sin el servicio de estos paramédicos, la situación sería mucho peor. Son una especie de “héroes anónimos”, donde la palabra voluntario adquiere nuevas dimensiones, toda vez que tampoco tienen las características solicitadas por el gobierno – al que ayudan con su labor, cabe mencionar – para poderlos registrar debidamente.

Mientras tanto, la familia espera su siguiente misión, cantando, comiendo, divirtiendo y dándole educación al más joven del clan, Josué, quien siempre los quiere acompañar. Merece un aplauso la labor de los Ochoa, y los demás involucrados en el tema, a fin de cuentas, que te salven la vida viene con un costo, pero pocos se ponen a pensar en ello. —JE

NDNF_MidnightFamily_05-1600x900-c-default

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: