Historia de un Crimen: Colosio (2019)

El asesinato de Luis Donaldo Colosio, en 1994, sin duda causó revuelo y capturó la imaginación del país entero; por el cínico y desafiante modo que los acontecimientos se fueron desarrollando alrededor de la investigación. Netflix decidió centrar la primer temporada su serie ‘Historia de un Crimen’ en la figura del candidato presidencial.

por Cuauhtémoc Ruelas

(Historia de un Crimen: Colosio, Netflix Original, 2019)

Como parte de un proyecto antológico que tiene como intención abordar distintos crímenes envueltos en polémica, y que afectaron a distintos países, la plataforma Netflix lanza su primer entrega de Historia de un Crimen, centrada en la figura de Luis Donaldo Colosio.

Sin duda, el asesinato del candidato presidencial en 1994 causó revuelo y capturó la imaginación del país entero, por el cínico y desafiante modo que los acontecimientos se fueron desarrollando alrededor de la investigación. Se destapó ante nuestros ojos una red de corrupción e intereses con tintes siniestros que iban más allá de la habitual manipulación los medios de comunicación, convirtiéndose, hasta nuestros días, en un caso envuelto bajo un enrarecido ambiente y múltiples desatinos.

COLOSIO_104_Unit_00314R (2).jpg

La serie comienza mostrándonos un breve panorama alrededor de Luis Donaldo Colosio (Jorge A. Jimenez), elegido por el presidente de la República Carlos Salinas De Gortari (Ari Brickman) para convertirse en el candidato oficial del PRI (Partido Revolucionario Institucional). En ese entorno, vemos el desarrollo de su campaña hasta el fatídico día de su asesinato en Tijuana, a manos de Mario Aburto (Jorge Antonio Guerrero). A partir del evento, se centran en la viuda Diana Laura (Ilse Salas) quién no se cree la historia que señala a Mario Aburto como el asesino solitario. En su lucha por encontrar la verdad, Laura tendrá que enfrentar muchos obstáculos, contando con muy pocos aliados. Se descubre que Federico Benítez (Alberto Guerra), jefe de la policía de Tijuana, también ha iniciado una peligrosa investigación para descubrir la verdad, en paralelo con aquella del procurador (Marco Treviño), lo que pondrá en peligro la vida de todos los involucrados.

COLOSIO_104_Unit_00044R (2).jpg

Es absurdo buscar rigurosa precisión histórica en la adaptación de un hecho real pero, dentro de todo, hay que aplaudir el celo de los creadores y las directoras Hiromi Kamata y Natalia Beristáin, por ceñirse lo más posible a la realidad – o al menos a la realidad subjetiva de los múltiples documentos en que se basa la serie. Si bien nos ofrece una competente y fascinante dramatización de los hechos, sería conveniente tomar en cuenta que presenta un particular punto de vista o que podría contradecir opiniones y testimonios.

Habiendo dicho eso, hay mucho que admirar en la producción. Tenemos sólidas y brillantes actuaciones del elenco entero, desde sus más conocidos integrantes como Ilse Salas y Alberto Guerra, hasta los abundantes personajes secundarios que enriquecen la narrativa con su sólida presencia, destacando particularmente a Leonardo Alonso, corrupto policía dispuesto a entorpecer las líneas de investigación; Marco Treviño, el procurador bien intencionado, atrapado en una maraña sin pies de cabeza, capaz de destruir su integridad; y Ari Brickman, quien construye a un Salinas de Gortari bastante siniestro.

COLOSIO_104_Unit_00699R (2).jpg

También es notable la estructura dramática de un guión que evita los caminos cliché que hubiera sido fácil tomar. Después de todo, hemos visto decenas de series que abordan el thriller político, con personajes íntegros enfrentando villanos cuya avaricia e intereses personales no tienen límites. Aquí los guionistas construyen un libreto que, no sólo pretende narrar un misterio, también nos hace participes del caos y la frustración a raíz de una impredecible investigación policíaca; una en la que rara vez hay testigos fidedignos o hechos irrefutables. Y aunque admiro esa valerosa decisión, es ahí donde también reside uno de los principales problemas de la serie, aunque sea injusto llamarlo así.

Con ocho capítulos, de cuarenta y cinco minutos aproximadamente, la narrativa pierde energía conforme las pistas comienzan a establecerse y las motivaciones de ciertos personajes no quedan muy claras; dejando cabos sin atar, tomando caminos sin salida y frustrantes revelaciones. Tal vez funciona bien como ficción especulativa pero tampoco ofrece algo nuevo dentro de lo que ya conocemos alrededor del caso.

COLOSIO_102_Unit_00701R (2).jpg

Como la historia misma dicta, los resultados alrededor del trágico evento fueron deprimentes y tal vez erróneos. El propósito de la serie no es esclarecer los hechos o señalar verdaderos culpables; su misión es abrir los ojos del espectador e invitarlo a considerar alternativas, ridiculizadas por los medios masivos, pero válidas. Y quien no se crea un ápice de lo expuesto, no podrá negar que como entretenimiento también es extraordinaria. Sus destacados valores de producción, una fotografía dinámica para retratar estériles procedimientos, hasta la cuidadosa dirección de Kamata y Beristáin, cuyas miradas sin duda contribuyen al flujo narrativo.

Atrevida o no, Historia de un Crimen: Colosio es una serie que merece respeto por sus logros técnicos; y para quien tenga la mente abierta, un paraíso de especulación fundamentada, que por lo menos nos pondrá a pensar sobre la validez de lo que consideramos “cierto” y los propósitos ocultos de aquellos que gobiernan nuestro país. —CR

colosio_vertical_rgb_2.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: