Solteras (2019)

Lo interesante de Solteras es que pese a jugar con los mismos elementos de todas las comedias románticas, te lleva por un camino diferente, más orientado al auto-descubrimiento. El conflicto va más allá de un simple cambio generacional; aquí todas las involucradas están oprimidas “por lo que dicta la sociedad” y el guión hábilmente integra los miedos actuales, presentándolos como sátira, pero sin ser muy evidente.

por Javier Espinoza

(Bachelorettes, Dir. Luis Javier Henaine, 2019)

El miedo a la soledad es una constante en muchas personas. Más allá de eso, el generador principal de la inquietud son las expectativas. Los memes y relatos en redes sociales sobre relaciones amorosas (o la falta de ellas) lo reflejan claramente; cuando estás solter@, la pregunta es: ¿por qué no tienes pareja?; y cuando ya la tienes, la que sigue es: ¿cuándo se casan?; ya casados, la de rigor es: ¿y los hijos? Y así, hasta decir basta.

Luis Javier Henaine y Alejandra Olvera vuelven a hacer equipo en Solteras (juntos escribieron Tiempos Felices, opera prima de Henaine) ahora tomando todos los clichés relacionados con la búsqueda de pareja, enfocándose en la desesperación de un grupo de mujeres por conseguir marido y así darle sentido a su vida, de acuerdo a estándares sociales que les rodean y a los intereses personales. Henaine y Olvera continúan explorando los temas románticos, si bien en su colaboración anterior el conflicto era la forma en la que se debía terminar una relación, ahora se van al origen, a la elusiva selección del candidato mismo.

53469116_2572945772780458_7451585778284494848_o.jpg_423682103 (2)

Ana (Cassandra Ciangherotti), tras ser abandonada por su novio, decide acudir a un grupo de solteras donde aprenderá todos los trucos para cazar marido. Reticente al principio, decide ir una vez que ve a su prima tener resultados rápidos con este programa liderado por Lucila (Gabriela de la Garza), quien lleva por el camino de la seducción a un tropel de mujeres en la misma situación. Tenemos muy pocos antecedentes de todos los personajes, pero el enfoque real es Ana, una joven de 30 años que trabaja como community manager de varias compañías; siguiendo el procedimiento de Lucila, acude a un sin fin de citas con resultados desastrosos. Cuando por casualidad, Diego (Juan Pablo Medina) llega a su vida, ese “príncipe azul” que tanto estaba buscando.

Todas las solteras tienen su makeover rigoroso, porque hay que verse más bonitas para conquistar al hombre, con esto, y unos ajustes a su comportamiento, emprenden vuelo buscando citas, requerimiento esencial para el cumplir con el programa. Una de ellas consigue el anhelado anillo en tiempo record, para alegría de todas, salvo Ana, sintiendo que la oportunidad se le va de las manos; más con la noticia de que su ex-novio está próximo a casarse, orillándola a cometer actos desesperados para también lograrlo.

Solteras imagen (7)

Lo interesante de Solteras es que pese a jugar con los mismos elementos de todas las comedias románticas, te lleva por un camino diferente, algo más orientado al auto-descubrimiento, lo cual intentó realizarse en Treintona, Soltera y Fantástica (Chava Cartas, 2016) pero en esta ocasión si se siente orgánico. El conflicto va más allá de un cambio generacional; aquí todas las involucradas están oprimidas por lo que dicta la sociedad y los guionistas hábilmente integran todos los miedos, presentándolos como sátira, pero sin hacerlo muy evidente. La película no pretende ser una denuncia a los cánones que rigen a las mujeres de cierta edad, no es para tomarse tan en serio, lo cual se nota y agradece.

Hay elementos adicionales que la hacen ampliamente disfrutable, por ejemplo, la edición de Jorge Macaya, quien le otorga un dinamismo necesario, pero sin darle el tratamiento de video musical al que regularmente se recurre para darle agilidad a una trama. La dirección de arte también es digna de destacarse, Kattia Calero y su equipo ambientaron las habitaciones con apariencia real de que alguien vive ahí y no sacado de un tutorial, como acto desesperado de verse a la moda.

22 (2)

Las actuaciones de todos están en un excelente balance, a todas las actrices les dan personalidad y el peso necesario en sus intervenciones, pero sin robarle nunca el mandado a la protagonista. Cassandra Ciangherotti hace de Ana la mejor de sus creaciones hasta el momento, dotándola de un humanismo palpable en cada reacción, jugando con la comedia física pero cuidándose de no caer en la caricatura. Esa es la amiga que todos tenemos, la que sabemos siempre anda en la búsqueda, que ejecuta todas sus actividades profesionales y personales “mientras se casa”. Y si no tienes esa amiga, tal vez la persona seas tú y no te has dado cuenta. —JE

solteras poster

  1. Me gustó la cinta, es atinada en muchos de los sentidos. No se siente forzada y me gusta que se burla de clichés y también de como los mismos personajes se burlan de su realidad. No es una comedia romántica cursi o que buscar un chic-flic, es la realidad de muchas personas.

    Me gusta

    Responder

Responder a diariosdezoe Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: