Hail Satan? (2019)

En el contexto conservador de un gobierno supremacista que en apariencia profesa la libertad de religión, pero ha impregnado cada rincón de su cultura con ser una orgullosa nación bajo Dios, surge el Templo Satánico y el documental de Penny Lane que explora su funcionamiento en HAIL SATAN?

(Hail, Satan?, Dir. Penny Lane, 2019)

Estados Unidos se fundó sobre la libertad de religión, pero gracias a sus gobiernos cada vez más conservadores, y una cultura pop impregnada con la palabra de Dios, logró convertirse en un país cristiano supremacista. En ese contexto es donde se concibió el Templo Satánico, que, contrariamente a la creencia universal, no fue fundado para alabar al diablo, sino para exponer la hipocresía de un país que ya no valora la libertad… o al menos eso plantea la cinta.

3hs

De la directora Penny Lane, el documental Hail Satan? (2019) podría tratarse de las grandes batallas del Templo Satánico durante la administración de Trump, ya que nos muestra a todas las religiones que no son cristianas ignoradas por un presidente que con frecuencia se jacta de operar una nación bajo Dios. Se enfoca en los desafíos más pequeños que enfrenta el grupo para garantizar que los valores fundacionales del país sean honrados, incluso si eso significa erigir estatuas gigantescas del diablo junto a los diez mandamientos para cumplirlo.

Lane se enfoca en gran parte en el co-fundador y portavoz del Templo, el enigmático Lucien Greaves. Además de una lección de historia de cómo se involucró en el grupo, y sus controversiales apariciones en medios, lo seguimos hacia Little Rock, Arkansas donde busca erigir una estatua de Baphomet junto a los Diez Mandamientos para demostrar la libertad de expresión. Esto resulta en fuertes polémicas que exhiben lo mixta que está la religión con los políticos conservadores del estado y cuán difícil es para ellos ser imparciales.

a7bcb3af-d906-4bd1-82ae-0e53080813f6-Satan-6

La directora ha expresado deliberadamente omitir gran parte del conflicto interno del Templo en la película final, lo que significa que nos queda una cinta muy entretenida, sí, pero lejos de ser la imagen completa y complicada de una loca organización que trabaja para restaurar la cordura. Cuando vemos a un miembro del Templo bajo luz negativa, sermoneando y pidiendo el derramamiento de sangre (muy a pesar de sus claras intenciones pacifistas), ella se convierte en objeto de controversia y se retira oficialmente del grupo. Se evade mostrar a otros miembros que también han fracasado con sus intentos de protestar, evitando darles un análisis crítico; resultándome en algo molesto, o una oportunidad perdida para explorar otras áreas del Templo.

En general, el documental hace buen uso del humor y la ironía, incluso si a veces parece que lo están utilizando sólo como un escudo para restarle valor a su humanismo central. Penny Lane se abstiene de transformar su película en propaganda de la causa satanista, intentando trazar el pánico satánico moral injustificado de los años 70s, 80s y 90s a su iteración todavía más común hoy en día. —JG

hail_satan_xlg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: