FICM ’19: Mano de Obra

Suele suceder que, cuando los movimientos revolucionarios llegan al poder, no pueden evitar replicar las estructuras de aquellos que los oprimían antes. En MANO DE OBRA, del director David Zonana, se retrata un micro-cosmo de dicha evolución, de la indignación legítima a un acto de injusticia.

(Workforce, Dir. David Zonana, 2019)

Suele suceder que, cuando los movimientos revolucionarios llegan al poder, no pueden evitar replicar las estructuras de aquellos que los oprimían antes. Mano de Obra, del director David Zonana, retrata en un micro-cosmo esa evolución. Empieza con una indignación legítima a un acto de injusticia. Francisco (Luis Alberti) es un albañil en la construcción de una en casa en un barrio de clase alta en Ciudad de México. Su hermano Claudio, también trabajador en la obra, sufre una caída en el sitio y fallece. El dueño de la casa, no obstante, se rehúsa a pagar la correspondiente indemnización con el argumento, y las pruebas periciales para respaldarlo, de que Claudio tenía alcohol en la sangre. Francisco, consciente de que su hermano nunca tomaba, sabe que algo anda mal.

Frustrado por la situación de la viuda embarazada de su hermano; es obligado a alternar entre una casa de lujo y su propia residencia propensa a las inundaciones, recurriendo a la intrusión domiciliaria como un acto de justicia retributiva. Poco a poco va involucrando a sus compañeros y vecinos, similarmente, sujetos a trabajos demandantes y faltas de pago, con afán de re-adueñarse de los frutos de su trabajo.

workforce_4

Sus métodos toman las formas que uno esperaría en un principio; es un juego narrativo que desorienta, pero rinde frutos cuando Francisco pasa de ser víctima de las circunstancias en busca de justicia a líder por defecto de una comunidad improvisada; cómodo con su privilegio y nuevo poder, dispuesto a todo para seguir aferrándose a él.

El estilo y dirección de Zonana recuerda bastante al de Michel Franco, productor de la película, así como otras obras del nuevo cine mexicano; se desarrolla mayormente en planos abiertos y es hecha con la participación de no-actores—la mayoría de los compañeros del protagonista son interpretados por verdaderos empleados de la construcción. Ese enfoque, sobre todo en el primer punto, le funciona más que a Franco, en parte porque ayuda a crear un desapegado humor negro y porque su temática está tan ligada a la arquitectura; los amplios encuadres nos dan oportunidad de apreciar, más que la trama, los distintos espacios y la forma en que sus personajes interactúan con ellos. Así es como la película refuerza las desigualdades con las que sus personajes lidian día con día. —AVR

MV5BMWE1MGFiYzgtMWE0ZC00NWE3LTliZWMtOTg2NmQ3ODhiNzNiXkEyXkFqcGdeQXVyNTUwMjM4OTk@._V1_

  1. […] Mano de Obra, dir. David Zonana por Alberto Villaescusa Rico […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: