FICM ’19: Portrait de la Jeune Fille en Feu

Céline Sciamma siempre ha sido una excelente guionista y directora con un ojo para la corporalidad y la forma en que ésta se utiliza para expresar la sexualidad y la identidad, pero nunca había hecho una película tan rica y profunda como RETRATO DE UNA MUJER EN LLAMAS (Portrait de la Jeune Fille en Feu).

(Retrato de una Mujer en Llamas, dir. Céline Sciamma, 2019)

Céline Sciamma siempre ha sido una excelente guionista y directora con un ojo para la corporalidad y la forma en que ésta se utiliza para expresar la sexualidad y la identidad, pero nunca había hecho una película tan rica y profunda como Portrait de la Jeune Fille en Feu. La etiqueta de obra maestra le queda, usando la técnica cinematográfica con increíble precisión, cada decisión creativa es una delicada pincelada que llena cada momento con subtexto y textura.

Corre el final del siglo XVIII, cuando Marianne (Noémie Merlant), una joven pintora, es enviada a una isla en costa de Francia con la encomienda de pintar el retrato de Héloise (Adèle Haenel), una muchacha de más o menos su misma edad. El reto se encuentra en tratar de retratarla sin que se dé cuenta, pues el cuadro terminado ha de ser enviado a un rico hombre en Milán, quien decidirá o no casarse con ella basándose en lo que vea. Héloise, quien no sabe mucho más del hombre, por supuesto que no quiere casarse.

portrait

Es un planteamiento simple, que la película desarrolla menos a través de acciones y diálogos y más con sentimientos y experiencias tanto tangibles como intangibles. Hay tanta atención prestada a la forma en que Marianne empieza a reconocer este extraño lugar, desde su arduo recorrido de la costa a la casona de Helóise y su madre (Valeria Golino); la forma en que vaga por los vacíos rincones de la cavernosa residencia. Héloise aparece sólo a través de anécdotas por gran parte de la primera mitad de la película, adquiriendo una escala mística e intimidante en la mente de Marianne, así como en las nuestras. Su introducción es un anti-clímax, pero sólo porque ella es una persona de verdad y ninguna persona de verdad podría estar a la altura de tan trastornada imagen.

La mayoría de las dos horas que dura Retrato de una Mujer en Llamas se concentra en la gradual erosión de las fachadas que las mantienen lejos la una de la otra. No es mucho revelar que Marianne y Héloise terminan por enamorarse la una de la otra, pero es la forma tan gradual en la que lo hacen lo que vuelve a la película tan cautivadora. Sciamma presagia su eventual unión a través de miradas, primero desafiantes y después embelesadas, y el mesurado revelar de sus cuerpos. La fotografía, a cargo de Claire Mathon, contiene preciosos paisajes de la playa que, más que distraer, complementan la profunda intimidad de sus sentimientos. —AVR

2251576

  1. […] Portrait de la Jeune Fille en Feu, dir. Céline Sciamma por Alberto Villaescusa Rico […]

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: