Categoría: Crítica

The Meg (2018)

Películas como Skyscraper, y ahora The Meg, no son necesariamente buenas pero representan un cambio importante en la forma en que el cine estadounidense se vende alrededor del mundo. El increíble crecimiento del mercado en China ha hecho que los productores de Hollywood se esfuercen a sobremanera por complacerlo.

Falco (2018)

Aunque tiene elementos bastante conocidos dentro del género policíaco muy al estilo de CSI o La Ley y El Orden, su estructura e integridad dramática es perfecta. Ocasionalmente bordea en lo inverosímil, pero su increíble energía y dinámico ritmo logran que la audiencia se vea arrastrada por la narrativa.

Ya Veremos (2018)

Era difícil hacer una película peor que El que busca encuentra (2017) pero Pedro Pablo Ibarra lo consiguió. Todo lo ameno que pudo tener se pierde con tantos sin sentidos y la enviará a su inevitable olvido. 

Mission: Impossible – Fallout (2018)

No salimos de la sala de cine con infinidad de preguntas, ni nos interesa cuestionarnos más allá de lo debido. Salimos frescos y con la impresión de que esta película quedará como un recuerdo auténtico.

Christopher Robin (2018)

Es una cinta que va dirigida más a los adultos que los niños, a pesar de tener en ella al famoso Winnie Pooh. Se nos muestra al Christopher Robin que vive en un mundo gris, obsesionado con el trabajo, dejando de lado a su familia y, peor aún, a si mismo.

Prometo No Enamorarme (2018)

Iván y Julieta están mejor dibujados que los personajes de la típica comedia romántica mexicana, pero no lo suficiente como para elevar una película que se basa casi totalmente en el diálogo.

El mundo es un vampiro: Blood Suckers from Outer Space (1984)

Se siente como una sátira adelantada a su época, parodiando al cine de aliens, zombies y vampiros. Tal vez no a la perfección, pero lo hace de un modo tan ingenuo que en lo que terminamos de decidir si fue intencional o mera incompetencia, ya estamos tirados en el piso carcajeando.

México Bárbaro II (2018)

Si alguien me hubiera dicho que la película más depravada en memoria reciente sería una antología de cortometrajes mexicanos, sin duda les hubiera creído, aunque no descansaría hasta verlo con mis propios ojos.

Luis Miguel: La Serie (2018)

Una serie fue minuciosamente planeada para ser un trancazo de niveles monumentales, al menos en Latinoamérica. Involucrando a personajes públicos que viven actualmente y que son ampliamente reconocidos por todo el público.

Desangrados por el anzuelo: Blood Hook (1986)

El director enmarca su película, aunque sea de manera bastante superficial y chafona, del mismo modo que Steven Spielberg presentó su proto-slasher Jaws de 1975. La diferencia es que en lugar de incriminar al pez, aquí es el pescador quién está ocasionando las muertes.

How to Talk to Girls at Parties (2017)

En muchas películas sobre subculturas y tribus urbanas existe la tendencia a reducir estos grupos a su vestimenta o a unas pocas características superficiales. El guion de Mitchell y Goslett las imagina como una comunidad dinámica con sus propias jerarquías y reglas implícitas.

La Balada de Hugo Sánchez (Primera temporada)

La balada de Hugo Sánchez aspira a ser una ligera historia alrededor de la torpeza y eventual evolución de su protagonista; desafortunadamente los creadores carecen de la disciplina y sutileza necesarias para encontrar ese raro balance.