Etiqueta: alberto villaescusa rico

Upgrade (2018)

Es más que una pulida re-interpretación de Death Wish, con un robot psicópata como co-protagonista. Teje hábilmente sus ideas sobre la venganza y la tecnología. Nuestra relación con ambas, se sugiere, no es muy diferente. Creemos estar en control de nuestros aparatos, así como de nuestros impulsos primitivos, pero fácilmente podemos perder de vista cuándo éstos se apoderan de nosotros.

Tiempo Compartido (2018)

El director Sebastían Hofmann nunca esconde lo sombrío de la situación: El trabajo de cámara da prioridad a planos abiertos y estáticos, la música nos evoca las tensas películas de suspense de Alfred Hitchcock; así como la iluminación fría y neón de la noche, o lo plano y soleado del día; nos cuenta de un mundo antiséptico y artificial.

Lean on Pete (2018)

La película lidia con situaciones emotivas y en más de una ocasión casi me llevó a las lágrimas, pero en ella nunca se nota un intento deliberado de jugar con nuestras emociones. Esto se debe al trabajo del director Andrew Haigh y el fotógrafo Magnus Joenck, que más que realismo, buscan naturalidad.

Los Adioses (2018)

Es una película bien lograda, poética y entretenida en igual medida. La fotografía y la edición tienen una cualidad de ensueño, la cámara flota alrededor de sus personajes en tonos que evocan un recuerdo; la juventud y adultez de los personajes se tejen de manera tan orgánica, un momento comentando directamente sobre el otro.

ESQUINA DEL CINE #199

Mamma Mia! Here We Go Again, Plan V, The Equalizer 2

Loveling: Amor de madre (2018)

El concepto de la movilidad social corre a lo largo de la película. Lo vemos en cómo para Fernando, promesa del handbol internacional, y la familia Ventura Santi, irse de Latinoamérica se siente como una garantía hacia una vida mejor. Habiendo crecido toda mi vida cerca de Estados Unidos, uno aprende a ver los países del primer mundo en una luz casi mágica, como solución a todo problema.

Plan V (2018)

Hay algo ingenuo, pero también refrescantemente escapista, sobre una película como Plan V que de manera nada crítica repite estereotipos nerd ya décadas viejos. La idea de que siguen siendo una simpática minoría oprimida puede ser falsa y tóxica a largo plazo, pero también una atractiva fantasía dada nuestra actualidad.

Hotel Transylvania 3: Summer Vacation (2018)

Es como un episodio de una caricatura para niños estirado a 97 minutos, en una serie de gags que nacen de las posibilidades cómicas de colocar villanos sobrenaturales del cine clásico en situaciones vacacionales típicas, y en su mayoría funcionan gracias al talento visual del director Genndy Tartakovsky.

The Meg (2018)

Películas como Skyscraper, y ahora The Meg, no son necesariamente buenas pero representan un cambio importante en la forma en que el cine estadounidense se vende alrededor del mundo. El increíble crecimiento del mercado en China ha hecho que los productores de Hollywood se esfuercen a sobremanera por complacerlo.

Prometo No Enamorarme (2018)

Iván y Julieta están mejor dibujados que los personajes de la típica comedia romántica mexicana, pero no lo suficiente como para elevar una película que se basa casi totalmente en el diálogo.

How to Talk to Girls at Parties (2017)

En muchas películas sobre subculturas y tribus urbanas existe la tendencia a reducir estos grupos a su vestimenta o a unas pocas características superficiales. El guion de Mitchell y Goslett las imagina como una comunidad dinámica con sus propias jerarquías y reglas implícitas.

Ant-man and The Wasp (2018)

Si la primera fue Marvel tratando de hacer una película sobre un atraco, ésta es más como una épica persecución; no hay un villano de verdad y, en una franquicia que tras diez años y veinte películas apenas ha creado uno bueno, esto se agradece.