Etiqueta: cine en video

Rebeldes de Altura (2018)

Rebeldes de Altura es un híbrido estilístico que rara vez funcionaría, pero la hábil dirección de Sergio Sánchez Suárez no se contenta en clasificarse dentro de un sólo género, pues en sus dos horas de tiempo combina drama, romance, acción, suspenso y humor en proporciones perfectamente balanceadas y satisfactorias.

Parchís: El Documental (2019)

Parchís: El Documental no arriesga ni profundiza en temas escabrosos -- como el acoso a las integrantes adolescentes del grupo -- ni tampoco en el accidente del cantante principal donde perdió un brazo, pero, como sabemos, los conceptos probados se repiten y no dudemos ya están en la fila otros documentales sobre grupos contemporáneos como Timbiriche, Menudo o Los Chamos.

Y llegaron bailando cha-cha-chá: Cygnus (2018)

La película de Hugo Félix Mercado no destila un mililitro de cinismo. Se hace lo más que puede con tres o cuatro locaciones, pero quizás su mayor pecado es esforzarse demasiado en demostrar que México tiene tecnología de punta, arrojando por la cima la ciencia para enfocarse solo en una historia de fantasmas o de telescopio embrujado.

Always Be My Maybe (2019)

Usualmente en el cine occidental los personajes de origen asiático y/u otras minorías suelen ser borrados o relegados a partes pequeñas. Con Randall Park y Ali Wong a bordo de Always Be My Maybe, como estrellas y co-guionistas, aportan matices específicos de la cultura coreana y china, particulares de sus vivencias o experiencias en el país americano.

Más notas perfectas: The Perfection (2018)

Comenzando como una cruza de Lifetime movie y los eroti-filmes de Shannon Whirry o Shannon Tweed, The Perfection nos pide que la acompañemos junto a sus protagonistas, Allison Williams y Logan Browning, por un viaje sin rumbo; en un cuento que se entreteje de distintos sub-géneros como drama lésbico, horror viral, de cultos malditos, violación, venganza y mucha influencia de cine asiático.

Isn’t It Romantic (2019)

'Isn't It Romantic' pudo llamarse 'No Es Otra Película Romántica' sin problemas; toda vez que pretende satirizar los clichés incluidos en comedias románticas previas, hasta que se convierte en una más de ellas.

Piercing (2018)

Aunque la historia tiende a ser muy oscura y explorar temas difíciles, el director Nicolas Pesce (The Eyes of My Mother, 2016) se acerca al material con un sentido del humor muy ácido, permitiendo breves momentos de levedad. Definitivamente la manera en que hace uso del humor negro no es para todos (la película comienza con la toma de un picahielos sobre un bebé indefenso) por lo que se sabe muy rápidamente si te va a ofender o no.

White Boy Rick (2018)

Basado en una historia real, White Boy Rick es un viaje a través de los sombríos años de adolescencia de Richard Wershe Jr.; un traficante de armas, de drogas e informante para el FBI, todo ésto a los catorce años de edad.

I Think We’re Alone Now (2018)

El drama post-apocalíptico de Reed Morano es una de esas películas indies que comienzan tan bien, con un excelente planteamiento y una ejecución perfecta, que sabes en el fondo de tu corazón que “lo bonito” no durará hasta el final.

Bird Box (2018)

Lo primero que viene a la mente son las similitudes con The Mist, A Quiet Place y en cierta medida, a The Happening. Son películas diferentes en la mayoría de sus aspectos (Ésta película utiliza flashbacks dentro su narrativa para mantener el suspenso), así que evitemos que eso nos impida disfrutar Bird Box bajo sus propios méritos.

England is Mine (2017)

Hacer la biopic sobre un artista famoso que todavía está vivo, y que no ha autorizado su historia para ser contada, se enfrenta ante una serie de desafíos; England Is Mine los enfrenta, con su mirada a la vida temprana del rey del mope rock, líder de los Smiths, Steven Patrick Morrissey.

Cam girl que se duerme: Cam (2018)

Cam lleva la horrífica fantasía de ser bloqueado fuera de tus cuentas en línea, tu imagen, tu sustento; en el momento que un clon, doppelgänger, gemelo o copia virtual de la protagonista Alice (Madeline Brewer), misteriosamente se apodera de su persona digital, Lola_Lola.

Halloween (1978)

Si bien la historia de un asesino que acechaba a un puñado de adolescentes no fue particularmente innovadora a finales de los 70s, lo que hizo que resaltara y perdure durante décadas como una de las mejores es la forma en que su director logró capturar la esencia del horror en un sólo ente: The Shape.

Hold The Dark (2018)

Definitivamente no es una película perfecta, pero es una ejemplar exploración sobre la oscuridad del alma humana y cómo se conecta fácilmente con el lado salvaje de la naturaleza. Es muy probable la más oscura y sombría que el director Jeremy Saulnier (Blue Ruin, Green Room) ha entregado.

Like Father (2018)

Aunque la premisa pudiera convertirla en una comedia cursi, la directora evita todas esas ñoñerías, enfocándose mucho en el lado humano y realista de las cosas para capturar la relación tensa de sus protagonistas. Tiene los elementos de una historia de 'pareja dispareja', y algunos clichés que abundan en las películas de ese tipo, pero la forma en que se desarrolla se siente orgánica y honesta.

Sierra Burgess y la inmortalidad del cliché adolescente

No demérito ni la producción, ni las actuaciones, ni el guion, por más inverosímil que sea, ya que Netflix comienza a ser un viejo bot sabiondo que conoce perfectamente su target y sabe disparar en el corazón a unos cuantos millones de pubertos alrededor de todo el mundo.

Haciendo un teatrito: Blood Theatre (1984)

Hay dos variantes en el sub-género del "cine dentro del cine": Películas que ocurren en lo abstracto, como su conceptualización o manufactura; y aquellas como Blood Theatre donde literalmente suceden dentro del teatro. Una sala, el lobby, sus pasillos, la cabina de proyección, ventanilla de boletaje, la marquesina y otros etcéteras.

El mundo es un vampiro: Blood Suckers from Outer Space (1984)

Se siente como una sátira adelantada a su época, parodiando al cine de aliens, zombies y vampiros. Tal vez no a la perfección, pero lo hace de un modo tan ingenuo que en lo que terminamos de decidir si fue intencional o mera incompetencia, ya estamos tirados en el piso carcajeando.

Desangrados por el anzuelo: Blood Hook (1986)

El director enmarca su película, aunque sea de manera bastante superficial y chafona, del mismo modo que Steven Spielberg presentó su proto-slasher Jaws de 1975. La diferencia es que en lugar de incriminar al pez, aquí es el pescador quién está ocasionando las muertes.

Cuando el cine asesina: Terror (1978)

Hay un misticismo que estamos dispuestos a comprar cuando vemos un film de terror, donde las cosas pueden suceder sobrenaturales. Es una especie de hipnosis concedida entre nosotros y la pantalla. Terror (1978) comenta sobre ese trance.